VIDA Y OBRA

BIOGRAFÍA

Javier Rey de Sola nace en Madrid (España) en 1956, el mismo año de la muerte de Pío Baroja, sin que ambos sucesos guarden relación. A las pocas semanas, se le traslada a Valladolid fuertemente custodiado. Aquí realiza sus estudios, en detrimento de los cuales va consolidando año tras año su vocación literaria, lo que le acarrea multitud de sinsabores que soporta con estoicismo, pues a ver qué iba a hacer.

Su primera novela publicada -Negra conjura- es la prueba, para muchos, de su moral insolvencia. Esta opinión cobra auge con El diablo a la cola (ilustrada por el maestro Serafín), Vidas en el siglo (Premio Ateneo-Ciudad de Valladolid), El insuperable tío Wenceslao, Arrabal amargo, Cine Delicias y ¡Jo, qué tropa…!

En teatro, fijaros bien, es autor de El sospechoso, El castillo en la niebla, Dos no riñen... si ninguno quiere, Las tinieblas interiores, El robo, Tres hermanas, El vestido rojo, El naufragio, El juez, su señoría, y De la gaseosa al champán, junto con otras que aquí no se ponen, no por nada.

Se cree sabio, pero de qué va. Cansado, más que harto, de momento le tienen controlado. Se toma la pastilla cada noche.


 OBRA 


"¡Jo, qué tropa...!" (Editorial Akron, 2008.)
Wodehouse, Valle-Inclán y La conjura de los necios, amalgamados con el orondo Pickwick de Dickens.
¿Así es España? Así, tan esperpéntica, al menos, la contempla el autor.

“… fino e inteligente humor que es una constante en toda la historia. El divertimiento está más que garantizado. Les puedo asegurar que hacía tiempo que un servidor no se reía tanto y tan a gusto.”


“… riqueza de vocabulario impresionante, una prosa ágil y una manera de contar que encandila, hace que te metas en la historia con gran naturalidad.”

                    (Clemente Barahona, El Norte de Castilla.)


Enlace al primer capítulo que publicó Libertad Digital


"Cine Delicias" (Editorial  Multiversa, Valladolid, 2006.)
Novela dramática, pero también con mucha dosis de humor, cuenta las peripecias de un grupo de hombres y mujeres que dotan de sentido a sus humildes vidas gracias a las películas que ven en el cine de su barrio.

“El ritmo narrativo es trepidante. Sin duda es una de esas historias que enganchan casi desde su principio. El humor está presente en todas sus dimensiones a lo largo de la novela, incluso en los pasajes más escabrosos o esperpénticos.”


                (Clemente Barahona, El Norte de Castilla.)


"De la gaseosa al champán" (Obra de teatro publicada por Artezblai.)
Tragicomedia estrenada en Montevideo (Uruguay) por Marcelino Duffau, en el Teatro del Mercado y representada en numerosos países de habla hispana. 

Un antiguo jefe y su empleado se encuentran en prisión por una estafa. A lo largo del diálogo se van evidenciando, tanto sus caracteres, como las biografías personales. El texto da pie a un especial lucimiento de actores. Obra muy crítica, susceptible de aplicarse a distintas realidades.


"Negra conjura" (Editorial Gramma 1993) Lucha de dos hermanos por el trono -uno de los cuales ni aparece ni acontece, pero cuya amenaza gravita a lo largo de la novela- da pie a jocosísimas anécdotas que provocan la sonrisa y aún la carcajada desde el principio al final del libro, demostrándose que el ser humano -suponiendo que lo seamos- se azara y congestiona por sucesos mayormente traídos de los pelos.






"Vidas en el siglo" (Con esta novela, Javier Rey de Sola ganó el Premio Ateneo-Ciudad de  Valladolid, en 1996.)
Novela en clave de humor. Ambientada en un lluvioso pueblo del norte, cuenta la historia de unos personajes de finales del siglo XIX que llevan una existencia gris, de la que trata de huir el protagonista con sus sueños "científicos", y a quienes la llegada al pueblo de un singular y malencarado sujeto perturba y fascina. Escrita con la elegancia característica del autor, esta extraña novela, que algunos han considerado esperpéntica, atrapa al lector y le lleva hasta el final del relato dejándole una sensación de sutil melancolía.



"Arrabal amargo" (Difácil Editores, Valladolid, 1999.)
Creación estilística de nuevo cuño, expresa, en primera persona, el habla de unos seres degradados más allá de lo admisible. Los personajes viven completamente al límite de la supervivencia, física y sobre todo moral. Llena de violencia, de agresiones, de perversidad, es una rotunda requisitoria sobre el mal, su origen y su eventual redención, que encarnan algunos personajes aislados. El humor -que lo tiene, como todos los restantes libros del autor- surge en "Arrabal amargo" en las peores y más alucinantes situaciones, como en una desolada pesadilla.  Con ecos de Goya y El Bosco, no carece de señales apocalípticas, resumen todo ello de la peripecia humana a su ínfimo nivel. Horrible, catártica y, en el fondo, ejemplar a la manera cervantina. 

"El diablo a la cola" (Galería de Arte "Rafael", Valladolid, 2000.)

Novela picaresca ilustrada por Serafín, se publicó coincidiendo con la exposición de la obra de este artista en la Galería de Arte "Rafael", en Valladolid. Constituye una entretenida y curiosa recreación de la narrativa picaresca española, a la que rinde homenaje.
Un niño es vendido por sus padres a un buhonero, en cuya compañía asiste a trepidantes aventuras, siempre con el fondo de trapacería y engaño característicos del género. Humorística, tierna y con un lenguaje rico y subyugante salpicado de citas bíblicas y mitológicas, la novela muestra una sociedad cruel y corrompida que pivota sobre la violencia, la lujuria y el dinero. Curas, monjas, falsos ciegos, dueñas, campesinos... son la entretenida humanidad con la que tropieza el infantil protagonista.

Las quince ilustraciones de Serafín –una por capítulo– constituyen el adecuado complemento a este texto de resonancias clásicas y castellanas que de algún modo nos interroga sobre el presente.



TEATRO

Sus obras se han representado en más de una docena de países, siempre con éxito de crítica y de público



1 comentario: