jueves, 29 de enero de 2015

LAS SEIS FUENTES DE INSPIRACIÓN Y APRENDIZAJE AL NOVELISTA Y AL ACTOR (lo que tampoco sobra para otras profesiones)

DIMES Y DIRETES

No es tontería decir que tanto novelistas como actores deben ser fundamentalmente estudiosos. Aunque su tipo de estudio no es hincando codos para rendir cuentas en una oposición, sino muy primordialmente dejándose permear por el ambiente, que está a su alrededor a su servicio y casi diríamos que gratis. (Soy consciente de que, en el caso de los actores –para los novelistas, menos–, los imperativos del oficio les exigen frecuentar cócteles, saraos, fiestas para estar en eso que se llama, o se llamaba, ‘la pomada’ y conseguir papeles y contratos, lo que puede distraerles de lo que a continuación se indica.)

Las seis fuentes son:

1)  mismo/a. Eres un amasijo de ideas, nervios y sentimientos contrapuestos. Tu estado de ánimo varía un millón de veces a lo largo del día. Si eres mujer, ni te cuento. Así que ahí, en ti mismo/a tienes un inagotable campo de investigación. Y si por ventura te meten en la cárcel, Dios no lo permita, miel sobre hojuelas, pues sobre la tarea impuesta habrá de añadirse pero que muy entretenida peripecia de la que aprenderás quieras que no.

2)  La gente que te rodea, comenzando por tu propia familia. No me digas que no hay campo. Tu padre, tu madre, tus hermanos/as, tus primos, tíos, abuelos, antepasados, sobre todo aquel del que se habla con sordina, ya sabes a quién me refiero: el bisabuelo Gundemaro, del que todavía, entre sonrojos y risitas ahogadas, se cuentan historias en el pueblo.

3)  El teatro universal, el escrito. Ya sabes: Ibsen, Esquilo, Sófocles y Eurípides, Lope, Chejov, Mihura, toda la tropa…

4)  La novela universal. Balzac, Valera, Dostoyevsky, Dickens… y tantos otros que no pongo aquí porque los doy (ya sé que no) por sobradamente conocidos. 

5)  El cine. Principalmente el clásico y sin olvidar la etapa muda, que algunos consideran el verdadero cine, a continuación del cual declinó el séptimo arte. No les falta algo de razón. En Murnau está todo. Y en Chaplin. Pero vale, condesciendo a que veas el sonoro. Policíaco, del oeste… Que por cierto, tardíamente he descubierto que el ‘cine del oeste’ (y los demás) lo que verdaderamente narra es una historia de amor. ¿No has visto, por ejemplo, ‘Johnny Guitar’? Ya estas tardando. Sin embargo, mucho cuidado con lo actual: te puede desviar de la esencialidad que te deseo; mejor dicho: que te exijo. En no pocas ocasiones, es basura. Ya sé que, por oficio, tendrás que verlo, opinar y, a veces, si tienes suerte, deberás aceptar un papelito, porque al fin y al cabo para eso estás. Tacto y cuidado. Y ya sé que hay cintas memorables en la presente actualidad, que no son precisamente las que te están contando.

6) La Biblia. Sí, la Biblia, qué pasa. La puedes coger y manejar, de momento por fuera y con cuidado: en seguida comprobarás que no produce sarpullidos. Aquí está reflejada la historia universal: la pasada, la presente, la futura. La de la humanidad en su conjunto, la tuya propia, personal e intransferible, como ponían antiguamente en los carnets. Sin olvidar la etapa ultraterrena, que debe gravitar sobre tu presente, pues si no es así, tu vida actual será pobre o errática. Con esto no quiero decir que profeses ningún credo, pero no les seas hostil. En la Biblia, la gente tropieza (peca) innumerables veces. Dios les corrige y perdona siempre. Se arrepienten, hacen penitencia, pero, pasado un tiempo vuelven a caer. Dios planea en todo lo que hacen, a veces de manera visible u ostentosa, otras parece que ha desaparecido y que jamás volverá el pueblo a sentirlo. ¿Hay historia más bonita que la narrada en el libro de Tobías? El padre, justo, piadoso y objeto de la irrisión de sus conciudadanos; la madre, también justa pero regañona; el hijo cumpliendo el encargo de su padre y, sin advertirlo, consiguiendo la esposa que le estaba destinada. Al final –perdóname por destripártelo– cura de la ceguera a su progenitor y es la alegría de la madre, que a punto estuvo de sucumbir de añoranza. Todo el viaje le acompañó el ángel Rafael, que no sabemos si a los demás no nos está pasando igual. He elegido este relato como muestra, pero ahí está la historia de José, la agonía del profeta Jeremías, el anuncio del viejo Simeón a la madre de Jesús de que una espada le atravesaría el corazón… Y para los amantes de emociones fuertes, ese momento impagable, nada que se le pueda comparar, de cuando los soldados levantan una cruz y se oscurece el cielo. No terminaría de contarte. Es un libro inagotable: empápate.  


miércoles, 28 de enero de 2015

CARTA AL PERIÓDICO (A la verdad desnuda)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

Estimado Sr. Director del medio que tan dignamente dirige:
Ante los hechos calumniosos que se me han imputado sobre mi actuación en las recientes fiestas ciudadanas que culminaron con la elección de miss Vendimia, tengo a bien puntualizar lo siguiente:
1) Es enteramente falso que yo, bajo los efectos del vino (que consu­mí moderadamente), fuera el autor de la propuesta consistente en arrojar a varias personalidades públicas a la barrica instalada en medio de la plaza, y también que gritara ¡más madera! a medida que los ilustres asistentes caían dentro, siendo más bien yo el encargado de rescatarles de la cuba.
2) La canción que se me atribuye glosando los evidentes encantos de miss Vendimia y señoritas de compañía no fue tal, sino una poesía desenfadada sobre el proceso de maduración de la uva y la elaboración del vino, recogida en un pueblo de la provincia por mi sobrino antropólogo.
3) Niego categóricamente haber substraído los jamones, teniéndonos todos que conformar con el tasajo, aunque sospecho muy fundadamente quién pudo haber sido; pero no está en mi talante propagar rumores sin presentar pruebas.
4) Las familias extranjeras se marcharon por su cuenta, sin que media­ra provocación alguna por mi parte, ni por mi amigo y camarada Romualdo Caramillo López, conocido propietario.
5) Yo abro mi comercio a las nueve en punto de la mañana, circunstan­cia que observaron al día siguiente las tiendas aledañas y distintos tran­seúntes, por lo que difícilmente pudo descubrírseme a esa hora durmiendo en el camposanto, habiendo forzado la verja del panteón de los Ramírez.
6) Estos Ramírez, con los que en tiempos me unió una buena amistad, sobre todo con su padre, han antepuesto al recuerdo de la misma un absur­do resentimiento por ciertos reveses pecuniarios suyos en los que no tuve parte ni culpa, y quiero pensar que no es éste el motivo que ha originado las presentes líneas. 
Con mi agradecimiento por la publicación de esta carta, se despide de Vd., deseándole la mayor ventura,

Fdo.: Segismundo Pérez García, comerciante.


martes, 27 de enero de 2015

"EL RECONOCIMIENTO DE SAKUNTALA", Kalidasa

RESEÑA TEATRO

"El reconocimiento de Sakuntala", Kalidasa (s.V)  - El poeta clásico por excelencia de la India nos ofrece en su obra más principal y celebrada los amores entre el rey Duchmanta y la hermosa Sakuntala, "la guardada por los pájaros", cuyo suave e irresistible encanto cautiva al monarca, que la desposa entregándole su anillo como prueba de fidelidad. Una maldición hace olvidar al rey su compromiso, reencontrándose al cabo los amantes en el Cielo, después de múltiples sufrimientos y azares, y donde el desdichado Duchmanta contempla finalmente a su hijo Bharata, nacido del amor con Sakuntala, que también obtiene el premio a su fidelidad. De este imperecedero drama lírico, que contiene el  perfume  y la riqueza de los mitos de la India, dijo Goethe: "¿Quieres lo que hechiza y eleva? Quieres lo que sacia y alimenta? ¿Quieres el cielo y la tierra, todo ello comprendido en una palabra? Con nombrarte yo Sakuntala,  está todo dicho".



lunes, 26 de enero de 2015

IMPERATIVOS DE ESCRITOR

Al soldado desconocido

UNO: Aprender a joderte cuanto antes (te ahorrarás dolor y sufrimiento, no mucho pero sí algo).
DOS: Emplear la vida entera al servicio de tu obra (parece mucho, pero es poco).
TRES: Subordinar tu obra a un principio superior (cuanto más superior, mejor).
CUATRO: Investigar (el qué, cómo, cuándo y dónde de ti depende).
CINCO: Pensar.
SEIS: Estudiar (a tu manera).
SIETE: Leer.
OCHO: Ir a las fuentes (qué fuentes, me dirás; pues lo averiguas).
NUEVE: Conocerte a ti mismo.
DIEZ: Conocer a otros.
ONCE: No mercadear con el oficio (compatible con ganar dinero, si es que puedes).
DOCE: Aceptar el fracaso (y amarlo).
TRECE: Despreciar el triunfo (nada que ver con la zorra y las uvas).
CATORCE: No venderte.
QUINCE: No pactar.
DIECISÉIS: Escribir, por supuesto (y terminar lo que has empezado).
DIECISIETE: El canon literario existe (se pongan los demás como se pongan).



domingo, 25 de enero de 2015

"POR AMOR A IMABELLE", Chester Himes

RESEÑA NOVELA

"Por amor a Imabelle", Chester Himes (1909-1984)  - El Balzac de Harlem, como ha sido llamado, el Dickens de la oprimida población negra neoyorkina, como también se le ha llegado a comparar por su sentido del humor y la compasiva humanidad con que retrata a sus personajes, nos presenta en esta novela un episodio de los que componen la célebre serie de su pareja de detectives de color, Sepulturero Jones y Ataúd Johnson, singularísimos policías que deben extremar la brutalidad y el rigor de su trabajo en Harlem. Como en las restantes de la serie, y sobre el telón de fondo de la miseria y la violencia, se conjugan los afortunadísimos diálogos y el perfil de unos individuos cuya increíble ingenuidad contrasta con la sórdida actuación a que se ven impelidos para sobrevivir, siempre en pos de la eterna persecución de una quimera que toma las veces del dorado señuelo americano, inalcanzable y deformado hasta la caricatura para estos desdichados.



jueves, 22 de enero de 2015

"EL ROBO"

TEATRO


"El robo" (drama en tres actos)

El desvalijamiento de la caja de caudales y la subsiguiente investigación policial ponen explosivamente de relieve las subterráneas relaciones entre los empleados -ellos y ellas- y el sórdido y secreto trasfondo de sus vidas.

(Todas estas obras se encuentran legalmente registradas. Quien quiera representarla puede contactar con la SGAE o enviar un e-mail al autor a: reydesola@gmail.com )

Personajes: Seis personajes masculinos y dos femeninos.




miércoles, 21 de enero de 2015

CORAZÓN ASEDIADO EN MES DE ENERO (A las tiernas y cálidas heladas)

HUMOR ENTRE CASCOTES (CAPRICHO)

Inició el año en el salón de un hotelito, arrastrado por Ofelia, su patrona. Al sonar las campanadas y descorcharse el champán, con la súbita explosión de serpentinas y confetis, Picardo vio que ella le sonreía insinuante. Mantuvo heroicamente las distancias hasta el alba, en que por fuerza regresaron juntos a la casa. Picardo era modelo de tacto, hasta el punto de que su patrona tomó su desvío por la pasión contraria: en la propia comida del día uno, ante el resto de los sorprendidos huéspedes, se anunció el compromiso y el subsiguiente y rápido enlace para el mes próximo. Según le felicitaban, Picardo se preguntaba si era imbécil.
De entrada, recibió el día de Reyes un obsequio envuelto en papel de regalo, que resultó ser un jersey tejido en el mayor de los secretos por la patrona. Se lo probó ante todos, quienes dieron su aprobación benévola. Picardo estaba hecho un brazo de mar, aseguraron. No pasaría frío. El ocupante de la habitación de al lado le guiñó un ojo. Nevaba en el exterior y en el alma de Picardo.
La cuesta de enero la subió Picardo, de camino a su trabajo –era empleado de comercio-, enfundados sus pies en unos gruesos calcetines salidos asimismo de los amorosos y gordezuelos dedos de Ofelia, que inminentemente le sorprendería con una faja que le entregó ruborizándose. Picardo iba siendo recubierto como una oveja.
Hacia el día veinte del mes –la jornada transcurría sin nevar-, inició el desesperado la contraofensiva.
Él no era digno de matrimoniar con la patrona, musitó a la mujer haciendo acopio de valor. Tenía multitud de defectos, aseguró. Sin ir más lejos, dijo con repentina inspiración, fumaba en la cama. Cualquier noche provocaba un incendio. Ofelia le ganó por la mano. Saltándose el ajuste presupuestario post navideño (y de paso los imaginarios temores del pupilo), le compró una tabaquera de piel con un diminuto corazón de oro. Supo Picardo parecer agradecido. Esa misma noche, intentó arrojarse al paso del tranvía, acobardándose en el último segundo. 
Empleó las últimas fechas del mes en madurar la huida. Abandonaría subrepticiamente la ciudad, dejando una escueta nota con objeto de que no le buscaran creyéndole extrañamente desaparecido. Sus ahorros le ayudarían a sostenerse en el primer momento.
El mismo día treinta y uno, después de cenar, se encerró en su habitación. Cuando todos durmieran, saldría a hurtadillas de la casa, encaminándose con el mayor sigilo a la estación. Había adquirido ya el billete.
En silencio, extrajo su ropa del armario y la fue colocando encima de la cama. Era llamativo el número de prendas que le había tejido la patrona. Alzó un jersey de rombos y, sin saber por qué, se lo llevó mecánicamente a la mejilla. 
Oyó un ruido. Se volvió.
Ofelia se situaba en el vano de la puerta. 
Enternecida, contempló a Picardo con el jersey de rombos en la mano. Se le acercó. Rodeó al infeliz con sus brazos. Mañana, susurró, tendrían que firmar los papeles de la boda. Asintió Picardo, agónico. 
Sonaron doce campanadas.
Había transcurrido el mes de enero. 



martes, 20 de enero de 2015

"CRISTO VERSUS ARIZONA", Camilo José Cela

RESEÑA NOVELA

"Cristo versus Arizona", Camilo José Cela (1916-2002) - Novela musical, caleidoscópica, una de las cumbres de la narrativa hispánica del pasado siglo y muestra indiscutible del genio de Camilo José Cela. Los humillados y ofendidos de este libro, trasunto de una humanidad pintada por El Bosco, se agitan angustiados en un paisaje estéril donde planea la sombra de Satán y el terrible dedo señalador de Dios. Innumerables personajes aparecen un instante para volver a fulgurar unas páginas allá, en trajín violento e incesante, como una gusanera, y son tratados por el autor con cínica ternura, válganos la paradoja. Novela para auténticos lectores, obsesivamente en torno del jamás desvelado enigma de los hombres.



lunes, 19 de enero de 2015

VERDADES A LA LUZ DE LA LUNA

Al color azul

UNO: La mujer siempre está en un pedestal. Algún día la permitirán que baje.
DOS: La tristeza es una de las peores tentaciones.
TRES: La edad adulta se caracteriza por la búsqueda infructuosa de un día entero sin tener nada que hacer... y al día siguiente, tampoco. 

CUATRO: La muerte, para el escritor, es espada de Damocles. ¿Dará tiempo de ejecutar lo proyectado?
CINCO: Los gustos son respetables; los prejuicios, no.
SEIS: En las comidas de hermandad, los cuchillos no se retiran de la mesa. ¡Hasta que pase algo!

SIETE: ¡Qué bien escribía aquel sujeto que el tiempo sumió en un completo olvido!
OCHO: Como va a dar igual, haz lo que te dé la gana. 
NUEVE: Escritor es ese al que, no se sabe muy bien por qué, un poco por todo, interesa quitar de en medio como sea.
DIEZ: Asomarse a la ventana: ¡incalificable afán de saber vidas ajenas!
ONCE: Para tus postrimerías: “Antes o después, alguien te moverá la silla”.
DOCE: Extrema vanidad: cada vez que salía a la calle, contrataba una avioneta para que le arrojara desde el aire toneladas de pétalos de rosa. 
TRECE: Aquel hombre ateo era profundamente religioso. 
CATORCE: No es lo mismo acicalado que elegante. El primero se pone la flor en la solapa. 

domingo, 18 de enero de 2015

"LOS JINETES DE LA PRADERA ROJA", Zane Grey

RESEÑA NOVELA

"Los jinetes de la pradera roja", Zane Grey (1872-1939) - El más famoso de los novelistas que se han ocupado del western, elevándolo a la categoría de mito, propone en esta entrega la feroz lucha por el dominio de las tierras, de consuno con varias historias de amor en el seno de la rigidez de la religión mormona y la hostilidad propia del entorno. El autor se destaca como paisajista extraordinario, reflejando los impresionantes escenarios naturales -las mesetas, los ríos, los cañones...- bajo la variable luz, que se convierte en particular protagonista, y el salvaje y sagrado sentimiento de paz y de alegría que llena al observador, al punto de trasmutarlo en otra persona, sobria, inteligente y, sobre todo, humana. Los personajes prosiguen sus aventuras en otra historia que puede leerse independientemente: "El camino del arco iris".



jueves, 15 de enero de 2015

¿TIENE LÍMITES LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

DIMES Y DIRETES

Para nada. Ninguno. Absolutamente. Lo que tiene límites es lo que se quiere hacer pasar, con harta frecuencia, como libertad de expresión y que no es más que el abandono de este campo para incursionar en otro con el que no tiene que ver. Van por delante unas sencillas muestras. 

1) No puedo defender el terrorismo ni a los terroristas. Eso no es libertad de expresión: es delinquir. Y hay que perseguirlo. Como hay que perseguir el timo de la estampita o arrojar a una vieja por las escaleras. 

2) Tampoco puedo decir que el Papa o José Luis Rodríguez Zapatero –a elegir– son el jefe del narcotráfico en Europa, o el capitoste de la pederastia universal. Y no lo puedo decir porque es mentira y vil calumnia en ambos casos. Es que tengo muchas ganas de decirlo. Pues te aguantas. 

3) Tampoco se puede sacar en portada de revista a los actuales reyes dale que te pego, ya me entienden. Vulnera el derecho a la propia imagen y al honor, el que tiene todo el mundo, altos y bajos, ellos también, como lo vulneraría sacar a la madre del viñetista en idéntica tesitura. ¿Que quieres criticar a la monarquía? Perfecto. No hay problema. Pero con decoro y, sobre todo, inteligencia, si es que tienes. Y si no, cierras el pico y te dedicas a otra cosa. 

Estoy seguro de que ya lo hemos pillado. Ya sé que los límites entre lo aceptable y lo que no, son en ocasiones del fino de un cabello, y que hay casos que pueden no estar claros, pero Dios nos concedió discernimiento; es lo que falta. Y sentido del humor, no esas zafiedades y mala baba con que nos dan el pego tantas veces. Y para que no haya dudas, esta triste y patética columna condena sin ningún paliativo los atentados de Francia, como en su día los de España, todos, aunque los primeros hayan tenido de espoleta unas tristes caricaturas que ni de lejos suscitan la mínima sonrisa. (Y dicho sea de paso, qué solos se quedan los muertos, como expresó el poeta.)



miércoles, 14 de enero de 2015

EL CUADRO (Al óleo)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

Cuando se descolgó de la pared el retrato del bisabuelo Alfredo, la familia expresó distintos pareceres. Unos se manifestaron abiertamente en contra, vindicando su memoria. Otros dejaron ver la conveniencia de exhibir su efigie en una habitación de paso, y un primo telegrafió desde Australia aconsejando ásperamente se arrumbara el lienzo en un desván. (Una antigua criada de la casa, compañera de la infancia del bisabuelo Alfredo, se pasó la tarde llorando en la cocina.)
En una de las reuniones para tratar el tema, dos cuñadas se abofetearon y sus maridos respectivos no volvieron a dirigirse la palabra. La casa estaba sobre ascuas y se rumoreaba en el barrio. Un sacerdote salió apesadumbrado después de una visita.
Una mañana, Alfredito, perteneciente al ala joven de la familia, se presentó en el desayuno mostrando un recorte de periódico extraído del diario radical de la provincia. Su padre cursó gestiones inmediatas para que le recibieran como interno en un colegio extranjero.
Las invitaciones para la celebración anual de los Amigos del Museo llegaron con retraso, y la rúbrica del Presidente parecía descuidada. El invierno llegó antes de tiempo, sin que el retrato del bisabuelo Alfredo encontrara su lugar. Cayeron las primeras nieves.
La víspera de Nochebuena un chamarilero llamó a la puerta de servicio ofreciéndose a llevarse gratis la pintura. Fue despedido y uno de sus perros mordió al mayordomo.
El primo de Australia tuvo la desfachatez de volver a telegrafiar.
Por fin, se encontró un sitio razonable a juicio de todos: encima de la chimenea del salón que daba al parquecillo. Hubo abrazos, emoción contenida. Esa tarde salieron de paseo.
Cuando Alfredito regresó del internado, su padre le comunicó la decisión y con gesto solemne le llevó al salón. Padre e hijo miraron el retrato.
La antigua criada de la casa, la que fuera compañera de la infancia del bisabuelo Alfredo, lloró toda la tarde en la cocina. 



martes, 13 de enero de 2015

"MONSEÑOR QUIJOTE", Graham Greene

RESEÑA NOVELA

"Monseñor Quijote", Graham Greene (1904-1991) - El diálogo entre la fe y el ateísmo ha sido el tema de multitud de creaciones y novelas. La presente narración, que toma como referencia la inmortal novela cervantina, es literariamente una de las más sencillas y logradas, conteniendo de manera grácil y nada farragosa multitud de sólidos conceptos.  Monseñor Quijote -sencillo cura de la localidad de El Toboso- y Sancho -el alcalde comunista del pueblo- emprenden viaje. A lo largo de los kilómetros recorridos en el viejo coche del sacerdote, ambos hombres dialogan sin prejuicios sobre multitud de asuntos, que vienen a parar a lo sustancial que los preocupa: la fe y su misteriosa proyección en la vida de los hombres. Como en el Quijote de Cervantes, la personalidad de ambos compañeros de viaje se funde e interpenetra, enriqueciéndose mutuamente y dejando como última evidencia lo único realmente imperecedero: el amor. Amenísima y  humorística.



lunes, 12 de enero de 2015

COPIA Y PEGA II

A Guninildo, no

UNO: Si golpeas repetidamente un gongo de aproximadamente medio metro de diámetro a eso de las tres de la mañana, ya puedes ir pensando un buen motivo.
DOS: Entre lo que pasamos de pie, sentados y tumbados, consumimos la práctica totalidad de la existencia.
TRES: La boa tiene fama de comer mucho, pero no. Lo que pasa es que se lo traga todo de un bocado. 
CUATRO: Existe un alcaloide que, como te lo pillen en aduana, te provoca unos efectos muy adversos independientemente de que lo hayas consumido.
CINCO: Si a dos le sumas tres y se lo vuelves a restar, te quedas limpiamente con el dos originario.
SEIS: El que duerme mucho se pasa la jornada embotado, aunque también puede ser por otra causa.
SIETE: El patio de tu casa puede ser particular (o privativo). Pero lo más probable es que pertenezca a la comunidad a todos los efectos. 
OCHO: El hombre auténtico guarda en su fondo de armario al menos una camiseta blanca de tirantes.
NUEVE: Las mujeres siempre dicen lo que piensan, o no.
DIEZ: Zamparse entera una barra de pan antes de comer para matar el gusanillo no es del todo buena idea.
ONCE: Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Esta coincidencia siempre me ha llamado la atención.
DOCE: Dejar caer a plomo un huevo de gallina desde la ventana de un octavo piso está mal, lo sé.
TRECE: Si yo fuera supersticioso, éste me lo saltaría sin poner bobadas.
CATORCE: Éste también me lo salto, para demostrar que no soy supersticioso.



domingo, 11 de enero de 2015

"CALÍMACO Y CRISÓRROE", Anónimo (¿s.XIII?)

RESEÑA NOVELA

"Calímaco y Crisórroe", Anónimo 
(¿s. XIII?) - Un rey con tres hijos no sabe a cuál de ellos conceder la sucesión. Les envía, pues, a efectuar grandes hazañas, con objeto de dilucidar quién de ellos es digno de ceñirse la corona. Tras largo viaje, alcanzan las inmediaciones de un castillo de oro y piedras preciosas, custodiado sin embargo por una terrible y poderosa guardia de monstruos. Sólo el menor, Calímaco, se atreve a entrar en el castillo... La narración, sobre un denominador común de magia y maravilla, y en una atmósfera irreal propia del cuento, nos presenta su dragón que tiene prisionera a una princesa, un enamoramiento fulminante, una bruja malvada con su manzana de oro encantada, un rey rival. A medida que progresamos en la historia, se nos avisa en escuetos renglones, a manera de aciago corifeo, de la inminencia del zarpazo del Destino. Poema novelesco con abundantes elementos arquetípicos y toques de la novela caballeresca y cortés. Más concretamente, historia de un amor y de los formidables obstáculos que encuentran los amantes.



jueves, 8 de enero de 2015

LOS QUE SON SISTEMA Y LOS QUE SON ANTISISTEMA

DIMES Y DIRETES

Esta sección, en su noble tarea de enseñar al que no sabe, ha elaborado la lista esa de abajo que responde al título que hemos puesto al principio (que es donde se tienen que poner los títulos). Al lado de cada elemento, entre paréntesis, figura una glosa un poco críptica, pero tampoco mucho, que el que quiera la puede entender y el que no quiera, no. Es mejor que no, aviso.

SON SISTEMA

UNO: La monarquía de Juan Carlos I (bien es cierto que lo bueno acaba).
DOS: El estado de las autonomías (había un juego que se titulaba ‘Merienda de negros’, ahora está prohibido o casi).
TRES: La prensa (en especial, la independiente de la mañana). 
CUATRO: Felipe González (esos ojillos de chinche revirados).
CINCO: El islamismo (por qué gustará tanto a los ateos).
SEIS: ‘Podemos’ (con semejante ayuda, quién no).
SIETE: Las entidades financieras (sobre todo las que han quebrado).
OCHO: Pujol y su familia (esos ojillos de chinche revirados).
NUEVE: Rubalcaba y la versión oficial del 11 M (sin comentarios).
DIEZ: Rajoy (cómo explicará a sus hijos el valor de la palabra dada).
ONCE: El actual régimen cubano (qué no sabrán y qué no tendrán grabado).
DOCE: El Grupo Prisa (gracias, Soraya).
TRECE: El cine (vaya truños, aunque últimamente algo se mueve).
CATORCE: El teatro (inexistente).
QUINCE: La novela (ni está ni se la espera).
DIECISÉIS: La Real Academia de la Lengua (repleta de académicos, como su propio nombre indica).
DIECISIETE: Almodóvar (el Óscar bueno, frente al Óscar malo).
DIECIOCHO: ETA (chócala).
DIECINUEVE: Algunos jueces (sobran ejemplos).
VEINTE: Los sindicatos horizontales (por lo que han sesteado en su función).
VEINTIUNO: La Universidad (lo estamos viendo).

SON ANTISISTEMA

UNO: Lo que pasó de verdad el 11 M (lo sabremos en el plazo con el que hemos sabido de Juan Prim). 
DOS: La Iglesia Católica (duro con ella).
TRES: Aznar (leña al mono, que es de goma).
CUATRO: Las víctimas del terrorismo (las matarán dos veces).
CINCO: La Historia de España (puro fascismo).
SEIS: Las Damas de Blanco bajo el régimen cubano (pero cómo se atreven).
SIETE: Garci (el Óscar malo, frente al Óscar bueno).
OCHO: Un seguro servidor (si me pasa algo NO incineren mi cadáver).
NUEVE: Algún periodiquito de provincias (casi ninguno y lo que dure).
DIEZ: Algunos jueces (como Alaya, que se porta como deberían portarse los hombres que no tienen lo que ella).
ONCE: Redondo Terreros (quién se acuerda).
DOCE: María San Gil (igual).

Todavía NO SE SABE

UNO: La monarquía de Felipe VI (bien es verdad que tiene suerte).
DOS: Pedro Sánchez (parece que está intentando algo).



miércoles, 7 de enero de 2015

CASTING DE ESPAÑA (A la basura)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)

(Galpón gélido y abigarrado, con muchedumbre como en el Postrero Juicio. Los aspirantes –también ellas– se agitan ansiosos –y ellas–, como si les fuera en ello la vida, y en algunos casos es así. Las ropas de todos están desordenadas, por decirlo de manera fina. El clima espiritual es espantoso. Mucha hipocresía y mirar para otro lado. Tiburones que pescan en este mar revuelto. Un badulaque, subido a una tarima, imparte órdenes a través de su megáfono.)

EL FULANO: (Esquinando los ojos hacia un grupo.) ¡Tú, oíd, para la escena de historia –siglo VIIIen que los de turbante dan por el culo a la nación –mismamente como hasta la fecha en que hablamos y se pretende que sigan, merced a la felonía del conde don Julián…! Vayan entrando en precalentamiento… 
VOZ: (Con aprensión.) Oiga, ¿pero en el cine no son las cosas fingimiento, aparentando verosímiles?
EL F.: (Arqueando, majetón, el brazo libre.) ¿Usted quiere que le llamen retrógrado y fascista, le violen a las hembras de su sangre, en particular la madre sacrosanta, le sean enajenados sus bienes de trabajo y de fortuna, para finalmente perecer desasistido y amargado, eventualmente con bola de penado en el tobillo y hundido en las cenagosas aguas del Pisuerga, que es el río que pasa por Valladolid, aprovechando?
VOZ: No.
EL F.: ¡Pues a  precalentarse, coño, que diría el golpista de mostacho, ese soliviantador en cuyas antípodas estamos, si bien ya se sabe hasta qué punto se tocan los extremos! Y hablando de tocarse: ese par de atorrantas en su ser, que diviso desde mi atalaya –qué ricura–, ya podéis entrambas ensayar el morreo y los capítulos subidos, para la serie infantil televisiva, que nos morimos por adoctrinar desde el celuloide a los infantes, mientras meriendan su pan con chocolate…
SEGUNDA VOZ: Es que tenemos poca práctica…
EL F.: ¿Queréis tener ninguna?
SEGUNDA VOZ: Eso, jamás.
EL F.: ¡Pues a ello y con calor, joder, y nunca mejor acompasado el verbo! Que llevamos siglos, en concreto dos milenios, de ratera profundización social en la pantalla, y es que siempre han llevado el timón los mismos. (En otra dirección.) ¡El de alzacuellos, para la película en que vive con su sobrina, a la que mete mano! ¡Ensaye con realismo, para que el público saque sus propias y objetivas conclusiones de repudio a la secular religión de nuestros padres! ¿Acaso deseamos que la chusma siga hundida en la superstición y la ignorancia?
TERCERA VOZ: Yo, por mí…
EL F.: Expulsado, señor mío. Aquí se busca gente concienciada, de ningún modo que piense por su cuenta. ¡Adónde iríamos a parar en ese caso!
TERCERA VOZ: Se les acabará viendo el plumero.
EL F.: ¿Quieres que te meta el megáfono en parte que te quepa? (El otro huye, no sin que matones le apaleen. A todos.) ¡Ya hemos perdido suficiente tiempo! Los elegidos, con preferencia los de pluma y muchas de ellas, pasen por la puerta ancha del fondo llena de mugre. Los contrarios, también puerta, pero estrecha y a la calle. Y ojito con contar lo que habéis visto, que os hemos puesto micrófonos en casa…



"LAS AVENTURAS DE RODERICK RANDOM", Tobias Smollett

RESEÑA NOVELA


"Las aventuras de Roderick Random", Tobias Smollett (1721–1771) Privado de sus padres y desheredado por su abuelo, el protagonista se ve abocado a enfrentar la vida a pecho descubierto. Recorre así numerosos escenarios, por tierra y por mar, en una sucesión de lances, humorísticos unos, sórdidos otros, la mayoría desagradables y penosos, y siempre en conflicto con unos personajes que, en conjunto, distan de mostrar su mejor cara. En la parte positiva, el servicial Strap, figura explícitamente cómica, que sostiene en variadas vicisitudes a nuestro héroe; el tío del protagonista, hermano de su madre, que viene a ser, en principio, el único polo familiar que le queda a su favor; y miss Williams y Narcissa, absolutamente decisivas ambas –por distintos y complementarios motivos– en su biografía. Los vaivenes de fortuna, tan propios de la novela picaresca, dejan también espacio a la novela de aventuras, marítima, de iniciación, galante y de viajes… componiendo un fresco formidable de época que incluye referencias históricas precisas. Estilo discursivo, propio del siglo en que se escribió la obra, pero ameno y de fácil lectura. Ejemplo sobresaliente de la narrativa satírica inglesa. 



lunes, 5 de enero de 2015

COPIA Y PEGA I

A Guninildo

UNO: Si deseas algo con la suficiente intensidad, es muy posible que lo logres, pero también puede que no.
DOS: El telesilla es un medio lento de transporte, pero te lleva.  
TRES: Se le llama ‘desierto’ porque no va nadie. 
CUATRO: Si miras durante al menos seis minutos un punto rojo sobre fondo blanco, acabas por sentirte un poco tonto y puede también que te marees.
CINCO: Estás en tu perfecto derecho de llamarte Guninildo. 
SEIS: La tarea más fácil del mundo se hace imposible si… (está borroso). 
SIETE: La mariquita macho odia que la llamen ‘mariquita’. 
OCHO: Si te caes y te rompes la nariz contra el bordillo, eso es un hecho.
NUEVE: Puedes visitar la localidad guipuzcoana de Zumárraga, o no. De ti depende. 
DIEZ: El hombre de verdad tiene que cavar una zanja al menos una vez en la vida. 
ONCE: Tener un tío karateka con el que no guardas ninguna relación, ya me dirás de qué te sirve.   
DOCE: Sumando lo que piensas a lo que no has pensado, ahí está todo. 
TRECE: Si rodeas la manzana de tu casa contando los pasos que das hasta regresar al punto de partida, y teniendo mucho cuidado de no pisar la juntura entre baldosas, habrás hecho algo que no sirve para nada. 
CATORCE: En serio, de verdad, no pasa nada si te llamas Guninildo. 



domingo, 4 de enero de 2015

"CENTAUROS DEL DESIERTO" (The searchers), Alan Le May

RESEÑA NOVELA

"Centauros del desierto" (The searchers), Alan Le May (1899–1964) Se narra la tenaz búsqueda de una niña, raptada por los comanches en el feroz ataque al rancho familiar. El seguimiento, que se prolonga durante años por un inabarcable territorio, se convierte poco a poco en obsesión y la única razón para continuar, más allá del progresivo desaliento. El cansancio, la desesperación, la hostilidad de los elementos y los indios, la persecución y calumnia de indeseables de la propia raza, el reclamo de la ley… nada hace mella en Amos Edwards y Martin Pauley, cada uno con su propia razón para proseguir la búsqueda. El camino que la masacre les forzó a emprender, alargándose en el tiempo y el espacio, paralelamente les hace profundizar en ellos mismos, convirtiendo su avance en arquetípico; su deambular, azaroso y siguiendo lejanas y borradas pistas, en la comuna vertebral de su existencia; y el mundo, representado por las llanuras de Texas y Nuevo México, en el solo escenario de sus vidas. Su periplo tiene algo de fanático y perverso, de enfermizo, pero también de purificador y excelso. La novela, reflejada en pantalla fielmente por Ford, incorpora detalles antropológicos o históricos que la hacen aún más verosímil, todo ello al servicio de una historia bellísima compuesta, a partes iguales, de amor, dolor y esperanza indomeñable. 



jueves, 1 de enero de 2015

EL PRESTIGIO DE LEER (a cara o cruz)

DIMES Y DIRETES

LA CARA: El título es irónico, se sepa. Leer importa una perfecta mierda, e incluso es contraproducente. Si te ven leer, lo más seguro es que te condenen, muchas veces en sentido literal, a fregar los urinarios. Bien es cierto, que no está tan mal fregar los urinarios: yo lo hice durante un tiempo y fui feliz. (Que nadie piense mal. O sí, tanto me da.)
LA CRUZ: Distinto tema son las campañas interesadas para colocar la basura novelística que le interesa al Grupo Prisa, angelitos que llevan décadas encumbrando a tantas pomposas nulidades, destrozando la cultura y dictando la política, así nos va. 
LA CARA: Cualquier cosa antes que un libro, que es de pobres, te aísla socialmente y no revierte ni un duro, a no ser que seas enchufado de otra causa que utiliza el pretexto de la cultura escrita para diverso objetivo allende él mismo. Lo que nos lleva…
LA CRUZ: …  otra vez al Grupo Prisa, ese con el que Soraya la de Rajoy se ha comprado con nuestro buen dinero de contribuyentes el que la traten bien, y a los demás que los zurzan, que es lo que ha hecho de toda la vida el Grupo Prisa con su partido y sus votantes, pero esto a ella qué le importa. 
LA CARA: Leer es de fracasados, quede claro; y escribir, ya no digamos. Aunque habría que matizar que para triunfar como algunos, mejor es fracasar sosteniendo en las manos un buen libro. Los triunfadores no sabrán jamás el glamur que encierra un buen fracaso. Y lo que enseña, oyes.
LA CRUZ: Cerramos esto con quién dirán ustedes. Exacto, con Soraya, la hija que cualquier jubilata de barrio querría haber tenido. Tan lista es que ha conseguido algo muchísimo mejor que colocarse en una sucursal, aspiración universal de mucha gente. Con semejante trayectoria, da vértigo pensar a dónde llegará.