jueves, 30 de julio de 2015

"DOS NO RIÑEN... SI NINGUNO QUIERE"

Teatro



"Dos no riñen... si ninguno quiere" (Comedia en dos actos)
Lo que puede haber detrás de dos tipos que regentan una mercería al alimón y que no se llevan demasiado bien es algo absolutamente imposible de sospechar... lo que queda en evidencia en esta obra.


(Todas estas obras se encuentran legalmente registradas. Quien quiera representarla puede contactar con la SGAE o enviar un e-mail al autor a: reydesola@gmail.com )

Personajes: Dos personajes masculinos.





miércoles, 29 de julio de 2015

UNA PÉRDIDA LITERARIA IRREMEDIABLE (Al mazo)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)

(El recientemente malogrado escritor O. A., cuyos chapuceros enjuagues aireados por la prensa le condujeron a su desgraciado fin –se arrojó de cabeza contra buena parte del mobiliario urbano acabado de instalar por el Ayuntamiento–, dejó a su albacea literario el original de su última novela, con el encargo de que hiciera entrega de él a sus editores. Es de lamentar que el albacea, A. O., llevara el manuscrito a la editorial un día de huracán, que le arrancó literalmente de las manos el voluminoso fajo, dispersándolo a los cuatro vientos (nunca mejor dicho). De los cerca de dos mil folios llenos de la apretada y minuciosa caligrafía del maestro, sólo se ha podido recuperar el índice –el resto fue acaparado por la población para distintos menesteres–. Gustosamente, y pensando que menos da una piedra, ofrecemos a los lectores esta exigua muestra, el Índice, de uno de los principales forjadores de nuestra moderna narrativa.)

ÍNDICE

Capítulo 1º Canela en rama. El protagonista se saca el doctorado.
Capítulo 2º Los primeros casos. Olor a chamusquina.
Capítulo 3º Misterioso incendio en la consulta. Le roban la cartera con el décimo premiado al día siguiente. 
Capítulo 4º Se suceden las desgracias. 
Capítulo 5º Luz al final del túnel. Se lo lleva por delante el expreso de Galicia. 
Capítulo 6º Conoce a una señorita en el hospital.
Capítulo 7º A su madre.
Capítulo 8º A todos los parientes, incluidos los de América.
Capítulo 9º  Es dado de alta. Le atropella un coche.
Capítulo 10º En el hospital le preguntan que si es tonto.
Capítulo 11º Negativa respuesta. Para demostrarlo, intenta dividir un polinomio. Falla.
Capítulo 12º Campanas de boda. Se cursan las invitaciones.
Capítulo 13º Huye al pie del altar. Le cogen muchísima manía.
Capítulo 14º En el Amazonas.
Capítulo 15º Intento de jibarizarle. Le salva un misionero.
Capítulo 16º Visita la embajada de su país. Se entera de que le siguen buscando.
Capítulo 17º Su cumpleaños. Llora.
Capítulo 18º Otra vez su cumpleaños. Llora.
Capítulo 19º Así, año tras año. Se alcoholiza.
Capítulo 20º Decide enfrentarse con su pasado. Regreso. El país ha cambiado y lo confunde con otro. Lo deportan.
Capítulo 21º Vuelta a empezar. 
Capítulo 22º Las nieves del tiempo platean su sien. (Esto es de Gardel; lo pondría como mío, pero puede haber alguien por ahí conocedor del tango.)

(Los siguientes epígrafes, hasta el capítulo 287º incluido, han sido traspapelados en la redacción. Nos disculpamos. Parece que esta novela tiene el gafe. Tras echarnos la culpa unos a otros, continuamos.)

Capítulo 288º Su emporio se derrumba. Es admitido para cavar zanjas. 
Capítulo 289º (Está borroso.)
Capítulo 290º (También: parece que se ha caído a un charco.)
Capítulo 291º (Con éste alguien se ha debido de limpiar el culo.)
Capítulo 292º Un conato de esperanza.
Capítulo 293º Era sólo eso: un conato. Le operan a corazón abierto.
Capítulo 294º ...

(Lo que sigue hasta el fin –546 capítulos– también ha sido extraviado. Volvemos a pedir disculpas. El maestro O. A., según informe de un centro espiritista, que ha logrado conectar con él mediante la mesita de tres patas, está que brama.)



martes, 28 de julio de 2015

"EL SER MENTE", Fredric Brown

RESEÑA NOVELA

El ser mente, Fredric Brown (1906–1972)Charlotte Garner y Tommy Hoffman, pareja adolescente, se encuentran en su excursión con un ratoncillo de campo que muestra un comportamiento travieso e inusual. Ignoran, lógicamente, que es el anfitrión de un extraterrestre exiliado en nuestro mundo y que desea volver al suyo. Semejante ser ocupa uno tras otro diversos cuerpos, humanos y animales, extrayendo de cada uno el conocimiento necesario para su propósito. Cada alojamiento, por decirlo así, termina con la muerte del anfitrión por suicidio o accidente, circunstancia que no provoca sorpresa más allá de su carácter luctuoso. Fortuitamente, este ser se cruza en su camino con Ralph Staunton, doctor en filosofía, doctor en ciencias y profesor de física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, la persona más idónea por sus conocimientos para servir a su regreso… pero también el más indicado para intuir lo que sucede. Feliz variante de la posesión por un espíritu, alienígena en este caso, y jugosa narración de nuestro autor, uno de los más señeros dentro del campo de la ciencia ficción, al que pertenece esta novela, y del género policíaco. Sus obras se leen siempre con palpitante placer, no sólo por lo ingenioso de sus tramas, sino merced a los detalles cotidianos que incorpora, principalmente de esos pequeños pueblos norteamericanos donde nunca pasa nada y en el que sus habitantes tienen los pies sólidamente anclados en la tierra. La popularidad de Fredric Brown ha crecido imparable tras su muerte.



lunes, 27 de julio de 2015

DE NOVELA O A VER SI NOS TERMINA DE ENTRAR BAJO EL PEINADO II



               Al incendio



UNO: Dominar el lenguaje... Para empezar, nadie lo domina. Sería como decir que las palabras acuden de forma natural a “vestir” la peripecia... lo que equivaldría a señalar que ésta sólo se puede expresar de una forma.
DOS: Los que creen dominar el lenguaje son los que menos lo dominan. Son tantas las formas potenciales –infinitas– de escritura que, paradójicamente, a mayor caudal verbal, menor “dominio”.
TRES: La franja más temible no es la de aquellos que no saben escribir o lo hacen incorrectamente; sino la de quienes redactan –decimos bien: redactan– con facilidad y soltura y que, por esta razón y por haber leído algunos libros, se creen capaces de emularlos. “Nada más peligroso que ‘algo’ de cultura” (Ernesto Sábato.)
CUATRO: La novela de tesis, en principio, es aceptable. Novelas de tesis son el “Quijote” –contra las novelas de caballería–, “Crimen y castigo” –contra el alcoholismo– y muchas otras. Pero la novela de tesis se sostiene si trasciende el propio principio con que arranca el libro. Ya nadie se entrega a la lectura de novelas de caballería, contra las que quiso arremeter Cervantes. ¿Por qué entonces sigue leyéndose el Quijote? (Contrarréplica irónica: ya nadie lee el “Quijote”...)
CINCO: Profesores de literatura y escritores. Su lugar de confluencia es el libro. Pero mientras aquéllos miran el cómo, los escritores se centran en el qué. No es lo mismo hacer algo que explicar cómo se hace... y, sobre todo, como debiera haberse hecho.
SEIS: Novela “actual”. Ni existe, ni ha existido jamás
SIETE: “La novela ha muerto”. Y una mierda. Pero no será porque no hayan intentado liquidarla.
OCHO: En último término, la torpeza irremediable, que explica tantas cosas. 

De novela o a ver si nos termina de entrar bajo el peinado I



domingo, 26 de julio de 2015

"LOS CURDAS", Florencio Sánchez


"Los curdas", Florencio Sánchez (1875-1910) - Divertido sainete matrimonial de enredo, con celos y sospechas incluidos, donde, a través principalmente del diálogo, se despliega la peripecia, mostrándonos a la par el ambiente de clase media-alta en la ciudad de Buenos Aires, a principios del pasado siglo. El autor montevideano, que ejerció su carrera dramática a caballo entre Argentina y Uruguay, ofrece en esta obra una muestra expresiva de su buen hacer teatral, prematuramente segado por la muerte, que sirvió de punto de partida al teatro nacional culto de ambos países. Esta obra se priva voluntariamente del punto de vista melodramático característico de otros textos suyos, ofreciendo una acción con final feliz, conducida -insistimos- mediante un diálogo agilísimo, plenamente natural y chispeante.



jueves, 23 de julio de 2015

A PIE DE ACERA


Como estamos en verano y todo el mundo anda por ahí, pongo estas chorradas, que no creo que se lean mucho.

1) La vida es hermosa. Pero todavía será más si la compartes. (Ñoña la frase, pero ñoña, ñoña, ¿eh?)

2) No te aísles, aunque tengas para ti solo un montón de latas frías de cerveza. (Sí, pero las latas frías de cerveza tiran mucho.)

3) El sol brilla e ilumina, pero también ciega. (Oh.)

4) Cuando un hombre o una mujer sonríen, es como si el mundo se creara de nuevo. (Ésta, de puro idiota, es la que más me gusta.)

5) La solución puede estar a la vuelta de la esquina. (Los cojones.)

6) Ese osito de peluche de dos metros de altura que le regalaron a tu bebé cuando nació, ahora en verano, en el dormitorio sofocante, agobia un poco. (Di que no.) 

7) Un alma gemela, ahí afuera, está esperándote. (Quédate en casa, hazme caso.)

8) El día más radiante surgió de la noche más oscura. (Patidifuso me quedo. No sé qué decir ni comentar.)

9) Un vehículo de cuatro ruedas puede que sea más estable, pero te lleva exactamente al mismo sitio que el que sólo tiene dos o tú mismo caminando. (Sí, ya, vale, lo importante es el camino y todo eso.)

10) Ésta la dejo en blanco. (No me sufro más.) 

11) La mejor manera de parecer inteligente es expresar los lugares comunes frunciendo el entrecejo. (Había otra, lo siento.)



miércoles, 22 de julio de 2015

ABAJO (Al agujero de la cerradura)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

La hija desciende a la bodega con una vela en la mano. La voz de su madre le llega desde la cocina.
-Cuidado con los escalones, no tropieces. Si oyes ruido, no te asustes, son ratones… Al fondo, entre otros bultos, hay un arcón de madera, no tiene cerradura. Tú no lo conoces, no lo has visto antes. Le dije a tu padre que lo guardara allí antes de que nacieras. He pensado varias veces en subirlo, pero como eras pequeña y dabas tanto trabajo lo iba dejando… ¡Si vieras qué vestidos tan bonitos, espero que te sirvan! Eran de tu abuela, los hizo ella misma, pero yo nunca me los puse. Ya ves qué tontería, me figuraba que no me quedarían bien. ¡Si tu abuela los hizo para mí! ¿Quién mejor para lucirlos? Incluso ahora, ajustándolos… Pero es mejor que te los pongas tú, eres joven y pronto estarás en edad de echarte novio. ¡Qué risa! Te tengo que contar las cosas que me decía tu padre cuando éramos novios… ¿Lo encuentras? Te he dicho al fondo, un arcón grande, lo tienes que ver. Ya sé que hay telarañas, y estará sucio. Hace tanto que no baja nadie… Tu padre, la tarde antes de morir, estuvo trasteando ahí. Quién iba a decir que al día siguiente me dejaría viuda. Lo fuerte que era, y qué ocurrencias. A veces parecía loco. Sí, al fondo, no tengas miedo, las arañas no se comen a nadie. No tiene cerradura, para qué. Un día le dije a tu padre que metiera los vestidos en el arcón y los bajara. Nunca me los puse, tu padre jamás me vio con ellos. ¡Y eso que tu abuela los hizo para mí! Los podrás usar en la fiesta. Los lavaremos y los dejaremos bien limpios, no creo que la humedad los haya estropeado. Sería desgracia, con el cuidado que puso tu abuela. Tú no te acuerdas de ella. ¡Tenías un año cuando murió! Es imposible que te acuerdes. Y luego fue tu padre, y yo me quedé sola contigo. Es un arcón grande, de madera. Ten cuidado, no se te apague la vela. ¿Lo encuentras? Te he dicho al fondo. Yo nunca me los puse, ya ves qué tontería. ¡Si tu abuela los hizo para mí! Y un día le dije a tu padre que los metiera en el arcón y los bajara…


martes, 21 de julio de 2015

"EL CANTAR DE LOS CANTARES", Salomón

RESEÑA TEATRO

"El cantar de los cantares" (Salomón, s. X a. C.) -  Este libro bíblico singularísimo, ¿teatro? Desde el momento en que el arte dramático es conflicto y el conflicto tiene lugar principalmente en el corazón del hombre, cuyo drama esencial consiste en su relación con Dios, la repuesta tiene que ser afirmativa. Diálogo dramático entre la Esposa y el Esposo, que se dirigen encendidas alabanzas dentro del más puro requiebro enamorado, con intervención del coro, que interroga e invoca acerca de la separación, la ausencia y la respectiva belleza de los amantes. Las audacísimas metáforas, las comparaciones, los anhelos por la mutua ausencia... trascienden el mero sentimiento humano, desplegándose hacia un exultante y elevado destino. Atribuida la obra a Salomón, se erige como lo más alto a que ha llegado la expresión humana del amor: "jardín cercado, fuente sellada", es la Esposa; "como manzano entre los árboles silvestres", el Esposo.



lunes, 20 de julio de 2015

DE NOVELA O A VER SI NOS TERMINA DE ENTRAR BAJO EL PEINADO I



             A la divina chispa



UNO: El tema NUNCA da la medida o el valor de la novela. Con un tema grande, se puede pergeñar un bodrio; y con un asunto baladí, una obra excelsa. 
DOS: Una novela impecablemente escrita y construida puede tener nulo valor literario. “Escribir bien” está al alcance de cualquier persona instruida. El talento –por no hablar de genio– es otra cosa.
TRES: El estilo –sólo el estilo– señala el rango de la novela.
CUATRO: No confundir estilo y estilismo. El estilo es virtud; el estilismo, defecto. CINCO: Estilo es la manera propia de expresarse y tiene que ver con la “eficacia” 
al comunicar o trasmitir. Un buen estilo es aquel que presenta viva y atrayentemente el asunto; pero sobre todo, con verdad.
SEIS: Estilismo es preocupación exclusiva por las palabras, al margen de su significado. Es una suerte de onanismo.
SIETE: Escribir fácil es difícil; escribir difícil es fácil. El escritor “oscuro”, en muchos casos, no teniendo nada que contar, enturbia sus nimiedades con escritura rimbombante.
OCHO: Tampoco se debe confundir sencillez con simpleza. A la sencillez se llega tras arduo trabajo. La simpleza es eso: simpleza. 

De novela o a ver si nos termina de entrar bajo el peinado II



domingo, 19 de julio de 2015

"SEIS BOTELLAS VERDES", Anne Hocking

RESEÑA NOVELA

"Seis botellas verdes", Anne Hocking (1890–1966)La Casa, enorme mansión rural perteneciente a los Trewithian, es el marco en que vive la familia: Herbert, su esposa Letitia, casada con él en segundas nupcias y veinte años más joven, los dos hijos de su primer matrimonio, Juliet y Ruan, y Lydia, su antipática y maldiciente hermana, todos ellos bajo la estima y el respeto de amigos y vecinos. La muerte inesperada sacude los cimientos emocionales de la Casa. La investigación subsiguiente, tras un primer momento que da prioridad al accidente, revela la utilización de un poderoso veneno. La paciente investigación de William Austen, detective de Scotland Yard –utilizado por su autora en numerosas entregas–, ayuda a la policía local a solucionar el caso, cuya causa se remonta a mucho tiempo atrás, ilustrando el tópico aforismo de que “toda familia guarda un esqueleto en su armario”. La autora, una de las más sólidas “damas del crimen” en novela, contemporánea y rival de la archifamosa Agatha Christie, destaca por la utilización del veneno en sus tramas policiales, de factura clásica. 



jueves, 16 de julio de 2015

OMAR SHARIF, UNO DE SUS MEJORES PAPELES (in memoriam)


Recientemente desaparecido el gran actor egipcio Omar Sharif, le quiero recordar en el que considero uno de sus mejores papeles cinematográficos, por encima de los tan glosados en "Doctor Zhivago" y "Lawrence de Arabia". Se conoce que los críticos están más a lo pimpolludo que a lo sencillamente magistral: la encarnación que hace el actor de un oscuro y traidor bandolero del Oeste.

"El oro de MacKenna"







miércoles, 15 de julio de 2015

DEL OESTE (A uno de los cuatro puntos cardinales)

HUMOR ENTRE CASCOTES (CAPRICHO)

A John MacCauley, a quien habían tomado por cuatrero (esto no queda muy claro), le subieron al caballo con las manos atadas a la espalda mirando hacia la grupa, le colocaron la soga al cuello y lanzaron el otro extremo sobre la rama del único árbol que crecía en la comarca y al que conocían como el “árbol del ahorcado”, vete a averiguar por qué. 

Cuando le daban un cachete en el culete a la montura, sonó un disparo de Winchester en la limpia inmensidad, la cual pulcra bala salida del cañón segó con infinita puntería el cáñamo, permitiendo a MacCauley huir como una centella a lomos de la yegua (que lo era), dándole chance de salvar su vida por los pelos, y confirmando además la opinión de sus captores, pues se llevaba una equitación de mimo.

Aquilatando esos pazguatos que habían hecho el canelo, se pusieron a ahorcarse unos a otros, hasta que únicamente quedó en pie el más espabilado, que se mantuviera durante toda la refriega fumando filosófico su pipa. Éste, descubriendo en la cumbre de los distantes y azulados montes señales de humo, que tomó por mensaje de indios hostiles, cuando nada más era que se quemaban unas zarzas, se retiró de puntillas a su casa.

Volviendo con John MacCauley, y cuando la “noble bruta” (aquí,  homenaje a Serafín) se cansó de caminar, se encontraron en un desierto de sal en situación apuradísima. MacCauley temió descabalgar, ya que Loli (la acababa de poner este nombre) podía salir zumbando. Y es que las hembras son imprevisibles, lo cual las confiere atractivo pero también estás en un continuo sobresalto. Dicen algunos –es calumnia- que por esto los hombres viven menos.

MacCauley no tenía pistola, ni sombrero, como tampoco botas, que se las habían quitado pues eran un hermoso y nuevo par de cuero repujado. Pero lo que sí tenía era un cristalito que allí llamaban lupa, y se reían los lugareños como berzotas cuando veían a su través agrandarse los objetos. Con la citada lente quemó las ligaduras, y no se diga que no era ingenioso nuestro hombre.

Ya libre, se situó correctamente sobre la silla y le cantó un bolero a Loli para que, con su fino olfato, localizara un venero a flor de tierra, cosa que la dama hizo en un decir amén Jesús y se saciaron de agua. 

Llegados a poblado, cruzó mirada John con una pelirroja, que giró zahareña el bello rostro, pensando para sí que MacCauley había sido un descarado y que le odiaría siempre, aparte de que había venido del desierto muy desaseado. Y es que cuando piensan esto es justo lo contrario, no sé si me estoy explicando, pero sí lo sabía MacCauley aun sin ser ni mucho menos Freud, y de ganado podía escribir una enciclopedia en veinte tomos.

John se contrató en un rancho. Ocasionalmente se tropezaba con la otra, que se ponía la mar de rabiosa y era porque el chorvo (también se escribe con be, o sea chorbo) no daba el paso que debía dar. Pero MacCauley temía que su pasado terminara por alcanzarle, convirtiéndose en presente y sin saber si le acarrearía algún futuro (sutil y profunda pincelada sobre el tiempo). 

Hubo un tiroteo en el pueblo que resolvió MacCauley, circunstancia que aprovechó la pelirroja  para, con el pretexto del miedo, terminar en sus brazos. 

Quedó en el misterio quién disparara el providencial tiro de Winchester.



martes, 14 de julio de 2015

"MÁS ALLÁ DEL HORIZONTE", Eugene O'Neill

RESEÑA TEATRO

"Más allá del horizonte", Eugene O'Neill (1888-1953)  - Ambiente rural, una granja. Dos hermanos distintos en esencia, que sin embargo se aman entrañablemente. Una mujer. El hermano desdeñado se ausenta largos años. A su regreso, la situación en la granja ha empeorado. Las pulsiones internas y el yerro moral de los personajes han provocado una decadencia agónica y precipitan externamente el drama. Es también la tragedia del artista y, con él, de todo hombre, cuyos sueños inalcanzables se sitúan de manera fatal más allá del horizonte. La obra, que mereció el Premio Pulitzer en 1920, es considerada el punto de arranque del teatro contemporáneo en Norteamérica y ha influido en dramaturgos como Arthur Miller y Tennessee Williams.



lunes, 13 de julio de 2015

AFORISMO GORDO Nº 6



              A lo que yo te diga



AFORISMO GORDO SEIS: En la eternidad, no hay pasado, presente, ni futuro. Todo tiene una presencia simultánea. Es como una película donde las escenas se proyectan a la vez, superponiéndose. No se trata de un momento infinitamente largo, contra lo que popularmente se piensa, sino de algo esencialmente inimaginable y que rebasa cualquier intento de aproximación intelectual. Solamente algunos lamas y la mística tradicional, sin olvidar experiencias, bajo supervisión médica, con alucinógenos... (Aquí se corta: hemos hecho algún intento de recuperar lo que sigue, pero llegamos hasta donde llegamos, qué pasa.



domingo, 12 de julio de 2015

"AVENTURAS DE LEUCIPA Y CLITOFONTE", Aquiles Tacio

RESEÑA NOVELA

Aventuras de Leucipa y Clitofonte, Aquiles Tacio (¿s. II d. C.?)Hippias decide casar a su hijo Clitofonte. Pero éste, antes de la boda, conoce a su prima Leucipa, que los visita. El flechazo es instantáneo y la pareja huye. Peligros, naufragios, raptos, bandidos… y personajes como Charmides, el insidioso Chaereas, la ardorosa y desdichada Melitté, enamoradísima de Clitofonte, su marido Tersandros, criados como Sostenes, urdidor a favor de su amo pero que busca su propio beneficio. Las peripecias se imbrican con sabrosas reflexiones sobre el amor, la calumnia, los celos, la mentira… La novela, que incluye escenas plenamente modernas, como el episodio judicial del último libro, donde se ventila una condena a muerte, rezuma maestría, sobre un fondo de trepidante amenidad. Algunas parrafadas, como los reproches que le hace Leucipa al prepotente Tersandros, no le van a la zaga, ahí es nada, al propio Shakespeare. Todas estas cualidades nos hacen concluir sobre la urgencia de un mayor conocimiento de ese “pariente pobre” de la cultura griega antigua que es la novela, que, aunque tiene muy pocos ejemplos que hayan llegado hasta nosotros, sí posee la suficiente relevancia como para ser difundida más allá del círculo de los especialistas. 



jueves, 9 de julio de 2015

CATECISMO LAICO (Traer aprendido para el lunes)


¿Puede un imbécil llegar a presidente del gobierno? Sí, si cuenta con suficientes votos.

¿El pueblo nunca se equivoca? Que se lo cuenten a los que votaron a Hitler.

¿Se puede ser tonto e ignorante y a la vez licenciado universitario? Qué duda cabe, los ejemplos menudean e incluso pontifican allí donde les dejan.

¿Cuál es el punto débil de la democracia? Tiene dos: 1) que el pueblo elija al hombre equivocado; y 2) que se haga depender la verdad de la opinión.

¿Todo lo que se decide en democracia es válido? No. Las cuestiones válidas en democracia se ciñen en exclusiva a cuestiones públicas, administrativas y de gestión, jamás a las que tienen como substrato común la libertad. 



miércoles, 8 de julio de 2015

SIN COARTADA (A la voluta del cigarro)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

-Por el excelente recuerdo que dejó su padre en esta casa –dice el director atusándose el bigote-, no daré parte.
-Le aseguro, señor director… -protesta el joven.
-No lo empeore, García.
-¡Por lo menos, escúcheme!
-¿Y qué oiría?: una justificación cobarde. Respétese a sí mismo, y respete la memoria de su padre.
-¡No me iré de aquí sin que me escuche!
El director le mira fríamente.
-Adelante. Pero le advierto que no toleraré una sola mentira. Ajústese a los hechos: se le descubrió llevando fuera del recinto de la fábrica unas bobinas.
-Es cierto, señor director.
-Quiere decir que las robaba.
El joven tarda un momento en responder.
-No, exactamente.
-Ah –el director se muestra irónico-, las sacaba por gusto, de paseo.
-Iba a venderlas… -agacha la cabeza.
-¡Por fin! –golpea su mesa con la palma de la mano.
-¡Pero pensaba devolver el dinero! Lo necesitaba…
-¿Y no se le ocurrió pedir un adelanto? Aquí no somos usureros. ¿Y para qué lo quería? ¿No le basta con su sueldo? ¿O tiene usted vicios?
-No, señor director. El dinero iba destinado a socorrer a una persona.
-¡Vaya! ¿Y quién es esa persona, si puede saberse? Que yo sepa, su madre, con la pensión que tiene, no pasa necesidad de ningún tipo. Y su hermana está muy bien casada.
El joven calla.
-¿Lo ve? –concluye el director-. Hemos llegado al final. Lo que me ha contado son patrañas. Se ha rebajado usted. Márchese. Desaparezca de mi vista. Pase por caja y que le hagan la liquidación, y conste que soy generoso. No vuelva a poner los pies aquí.



martes, 7 de julio de 2015

"HONDO", Louis L'Amour

RESEÑA NOVELA

Hondo, de Louis L’Amour (1908–1988) Sobre el fondo implacable de la guerra contra los apaches, se dibuja la eterna historia de un hombre y una mujer, atraídos el uno por el otro contra toda esperanza. Ella está casada, aunque su marido la ha abandonado dejándola sola con su hijo, y Hondo es un asesino, o tal parece. En esos parajes extremos y al límite de la supervivencia, contemplamos el arrojo y abnegación de los soldados, la crueldad y también la dignidad de los apaches, comandados por el jefe Vittoro, y las diferentes clases de hombres, cobardes y valientes, todos con un fondo de fatalismo y muy conscientes del código de honor no escrito que rige sus vidas. La verdadera hombría, la profunda feminidad y el heroísmo dan cumplidos ejemplos en este relato, con ecos verdaderamente humanos que se remontan a las antiguas gestas o epopeyas. Novela de aventuras, también de amor y de iniciación juvenil, fue llevada al cine por John Farrow, con interpretación de John Wayne y Geraldine Page.



lunes, 6 de julio de 2015

EJERCICIOS ESPIRITUALES PARA EL HOMBRE MATERIAL



                    A la mierda



UNO: En Literatura, el plagio es IMPOSIBLE.
DOS: Sólo los académicos son verdadera y totalmente académicos. Cualquier otra profesión adolece de impureza.
TRES: Escribir un libro, tener un hijo, plantar un árbol. En cuanto a lo último, ¿valdrá hacer germinar una judía?
CUATRO: No importa cuánto la mujer admire al hombre. No parará hasta verle adquirir leche de oferta en el supermercado.
CINCO: Todos morimos, unos más que otros.
SEIS: El clasismo es filosofía profesada por las clases bajas... independientemente de su posición social.
SIETE: Dos refranes: 1) No ofende quien quiere sino quien puede. 2) Querer es poder.
OCHO: Es bueno tener una razón para levantarte por la mañana de la cama. Si no la encuentras tú, la encuentran otros.
NUEVE: España no es proclive al genio. Pero cuando lo da, lo da.
DIEZ: Si nos paráramos a reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos y anticipáramos los posibles resultados en sus menores detalles, deteniéndonos particularmente en la forma en que podrían afectar a nuestros semejantes, pues qué duda cabe que haríamos lo mismo.
ONCE: La suma de las partes (¡!) es igual al todo (¿?).
DOCE: Si supieran las mujeres lo poco que le importa al hombre lo que ellas llaman “esos kilos de más”... seguirían intentando desesperadamente adelgazar en primavera.
TRECE: Un pueblo cobarde obliga, ay, a la hipertrofia de los valientes. 



domingo, 5 de julio de 2015

"FLORES PARA ALGERNON", Daniel Keyes

RESEÑA NOVELA


Flores para Algernon, de Daniel Keyes (1927–2014)Charles Gordon, un chico deficiente que trabaja en una panadería, es objeto de una nueva cirugía que busca restaurar su inteligencia. El experimento, probado antes con éxito en el ratón Algernon, sale bien. La capacidad intelectual de Charles se incrementa hasta un nivel insospechado, lo que provoca el asombro, la incredulidad y la envidia, no ya de sus compañeros de trabajo, sino de sus propios mentores. Charles se ha convertido en un genio. Es capaz de penetrar inmensas áreas de conocimiento y aprender numerosos y difíciles idiomas, todo lo cual registra por escrito el propio interesado, por encargo de los investigadores, desde sus torpes e ingenuas líneas del comienzo. Pero es su experiencia directa a partir de su nueva situación la que le proporciona el conocimiento de la verdadera naturaleza de los hombres y de su propia familia, muy distinta de lo que Charles pensó siempre, con la sola excepción de Alice Kinnian, su antigua profesora de adultos retrasados. En determinado momento surge el interrogante de si el nuevo estado será definitivo… Amarga parábola de la condición humana, de la frontera de nuestro conocimiento, y reflexión sobre el verdadero valor de la inteligencia y la educación, que, como se dice en el libro “si no han sido templadas en el afecto humano, no valen gran cosa”. Dicho de otra manera, y como subraya brillantemente la novela, los valores que normalmente compartimos estarían invertidos en no pequeño grado. 



jueves, 2 de julio de 2015

LEY MORDAZA


Estoy perplejo y, por qué no decirlo, algo inquieto. Llevamos unos días con esta nueva ley y constato que mi libertad de expresión, que es modesta, pequeña, limitada, sigue intacta y no ha sufrido menoscabo, al menos hasta el momento de escribir estas líneas. 

Y cuando digo que estoy inquieto lo digo por si se estuviera incoando contra mí, sin yo saberlo, alguna acción coercitiva derivada de la supradicha Ley. 

Aunque lo más fácil es que nadie haya pensado en servidor y, en consecuencia, no se me quiera enjaretar todo ese articulado legislativo, pues sería como matar moscas a cañonazos, siendo yo la familiar e inofensiva mosca.

Por si las moscas, valga la redundancia, me comprometo aquí a no incendiar contenedores ni cajeros, a no abrirle el cráneo con una barra de hierro a ningún policía o incluso a quien no lo sea. Tampoco fabricaré explosivos ni mucho menos los utilizaré. 

En cuanto a asediar el Congreso, debo confesar contritamente que, cuando estoy en Madrid, menos veces de las que yo quisiera, no es raro verme por los aledaños del magno edificio, también es verdad que con intención poco agresiva. Aunque sí me ha pasado por la cabeza encaramarme a los leones y pasarles la mano por el lomo, pulsión infantil que hasta la fecha he venido controlando, pero que un día puede llevarme a la perdición.

Ya ven ustedes que no soy del todo trigo limpio, aunque tampoco soy cizaña. No quiero quemar nada, ni agredir a nadie, y de torturar y violar, siempre lo he desterrado de mi vida. 

Sí pienso que los que sienten que esta Ley les coloca una mordaza, es posible que lo que necesiten de verdad sea, como poco, un bozal, con perdón de mis amigos perros que me lean. 

Aquí lo quiero dejar, no vaya yo solo a incriminarme con mis propias palabras, lo que ya sería de ser tonto. 



miércoles, 1 de julio de 2015

"CON LA KATANA AL HOMBRO", "TIERRA DE GARBANZOS", "DE NIÑA A MUJER"






HUMOR ENTRE CASCOTES (Solapas verdaderas de novelas falsas)









Con la katana al hombro, por Shosiro Shusi

Okamoto es un japonés a la antigua usanza, en radical desacuerdo con las costumbres modernas que se han impuesto en el país. Incapaz de vivir en ese mundo, se dirige al monte Togo a hacerse el harakiri, pero en el camino se encuentra un gorrión herido, en el que se ve inmediatamente reflejado. Recoge al ave, la cura y la alimenta. Restablecido el pájaro, consigue reincorporarlo a su bandada. Okamoto ha cambiado, ya no es tan cenizo. Comprende que la vida sigue y que él, conservando en esencia el espíritu de sus antepasados, hará muy bien modernizándose. Entra en un bar y se toma su primera Coca Cola, que le gusta. Imprescindible para los que quieran saber cómo es en la actualidad el País del Sol Naciente. 

Tierra de garbanzos, por Gervasio Pana

Agosto. Sol. Castilla. Un pueblo minúsculo arrimado a una ladera. Hay que ir a recoger garbanzos pero nadie quiere. Los llamamientos del alcalde por megafonía no surten efecto. La legumbre corre peligro de perderse. Un grupo de abuelas se arremanga. Echando mano al botijo caminan a la era… Fiel reflejo de la Castilla profunda, de sus anhelos y sus miedos, de su relación intensa con la tierra que ofrece su sustento, incluye memorables escenas de repulsa a la pasividad, sirviéndose de una técnica expresionista que recuerda la factura del adobe, que incorpora paja y barro: la paja simbolizando lo necesario, pero evanescente y vacuo, el barro en representación de la tradición y de lo sólido. 

De niña a mujer, por Carla G.

Carla, guapa adolescente, moderna y estudiosa, al llegar el verano se ve culona. Sus amigas, que no son tan amigas y la tienen envidia –ellas sí son culonas y chaparras–, la reafirman malévolamente en su impresión. Carla decide no comer. La anorexia está servida. Tragedia familiar muy de nuestra época, sirve a su autora, a quien identificamos en sus páginas, para hacer un recorrido por nuestra sociedad a través de sus genuinos representantes, como son esa panda de psicólogos, psiquiatras y vendedores de peinetas en general, que se expresan elocuentemente a través de su farfolla. Llega un momento en esta narración en que Carla, hecha mujer –que era lo que le pasaba y nada más–, come lo que quiere y no engorda, mientras sus amigas se ponen como focas.