martes, 31 de marzo de 2015

"LAS COSAS COMO SON O LAS AVENTURAS DE CALEB WILLIAMS", William Godwin

RESEÑA NOVELA

"Las cosas como son o Las Aventuras de Caleb Williams", William Godwin (1756–1836) - Escrita por el padre de Mary Shelley –autora de Frankenstein y esposa del poeta Shelley–, trata de la implacable persecución a que el señor Falkland somete a su empleado, Caleb Williams, a causa de un terrible secreto descubierto por éste, sin concederle ni un momento de respiro y consiguiendo hacerle generalmente aborrecible. Parte del enigma se resuelve a la mitad, quedando para el final la resolución total del libro, que puede considerarse como una lucha de fuertes caracteres en el seno de una sociedad a la que el autor acusa de implacable con el humilde. Novela policíaca, psicológica, de aventuras incluyendo memorables fugas, también política y de denuncia, es fundamentalmente una narración sobre la culpa y el exacerbado sentido del honor –por un lado–, y la indefensión merced a una calumnia irrebatible –por el otro–. Entre sus personajes, cabe señalar al señor Collins, figura paternal dividida entre opuestos e irreconciliables sentimientos, el tosco y grosero señor Tyrrel, la desdichada señorita Melvile, los malogrados Hawkins, padre e hijo, el ladrón Ginés y otros que aparecen fugaz pero intensamente. Esta novela tiene el honor de encabezar la lista cronológica de las 100 Mejores Historias Policíacas, elaborada por el maestro británico del género Julian Symons (1912–1994).



lunes, 30 de marzo de 2015

AFORISMOS DE PASIÓN

A los clavos

UNO: No hay que juzgar por intenciones; tampoco por resultados.Únicamente por los frutos. Tarea para casa: redacción, diferenciando “resultados” y “frutos”.
DOS: Los pueblos, las naciones, no tienen memoria. Las ciudades, sí. 
TRES: Lo mejor de la niñez es que pasa; lo peor, que deja huella. 
CUATRO: Siempre se habla demasiado.
CINCO: Repaso de míticos amantes: David y Betsabé; Dido y Eneas; 
Lanzarote y Ginebra; Paolo y Francesca; Abelardo y Eloísa; Tarzán y Olga de Coude; Paris y Helena; Romeo y Julieta; Tristán e Iseo; Calixto y Melibea...
SEIS: Quien desconoce la naturaleza humana se entrega desarmado a su vertiente oscura.
SIETE: Todo el mundo tiene una hora tonta. Que te pille en casa.
OCHO: ¿Se habrá cumplido la maldición de Homero a la ciudad que no quiso sostenerle a cambio de sus versos?: “No surja jamás en ella ningún poeta ilustre que pueda celebrarla”.
NUEVE: La “noticia que nunca existió” llenó varias páginas en el periódico, fue objeto de polémica y tema de interés para columnistas.
DIEZ: No se puede servir a dos señores. Mucho menos, a un criado. ¡El colmo es a dos o tres...!
ONCE: Apunte para novela-río: “A Fulano le despojan de su herencia. Después de peripecias, la recobra”. (Final alternativo: no la recobra.)



domingo, 29 de marzo de 2015

"TRES HOMBRES EN UNA BARCA", Jerome K. Jerome

RESEÑA NOVELA

"Tres hombres en una barca", Jerome K. Jerome (1859 1927) - Delicioso libro de viajes, clásico título del humorismo inglés, en cuyas frescas páginas han bebido autores posteriores, entre ellos Wodehouse. Tres amigos -el autor, Harris y George, junto con el foxterrier Montmorency-, invadidos por el aburrimiento y hastío, deciden ausentarse de la civilización durante dos semanas, recorriendo el Támesis en barca. Los contratiempos surgen desde el primer momento, en la preparación del equipaje, y el autor los va narrando con divertida superioridad, presentándonos a la vez el contraste entre los distintos caracteres, todo ello entremezclado con gozosas digresiones que se van intercalando al hilo del viaje. El libro se lee con la sonrisa en los labios y, a menudo, riendo francamente. El éxito propició segunda entrega, conocida en castellano como "Tres ingleses en Alemania".



jueves, 26 de marzo de 2015

"TE ESCUCHARÉ"

TEATRO

"Te escucharé" (cuento triste)

Hombre y mujer de edad madura, en el balneario al que han acudido a reposar, cada uno por su cuenta, emprenden una conversación casual…

(Todas estas obras se encuentran legalmente registradas. Quien quiera representarla puede contactar con la SGAE o enviar un e-mail al autor a: reydesola@gmail.com )

Personajes: Hombre y mujer de edad madura.






miércoles, 25 de marzo de 2015

VERÍDICA ESTAMPA RESCATADA DE LA HISTORIA (El Quijote, académicos y críticos)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)


Ilustración de Serafín
El hombre de negro levantó la vista y se ajustó los anteojos. Su joroba se movió como un barril que flota sobre el agua. Le dijo al que aguardaba ante su mesa, donde descansaba el voluminoso manuscrito: 
–He leído sus pliegos, que hacen referencia a su héroe Quijano, Quesada o como tenga vuesa merced a bien llamarle... Reconozco que en ocasiones solté la risa floja... No sabía si se trataba de una broma... Me convencí de que no tras la lectura, que se pretende edificante y seria... –hincó una uña sucia y deformada en el cartapacio–. ¿Qué tenemos...? Utilizaré las propias palabras de vuesa merced en el prólogo... “La historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendró en una cárcel...” ¿Le parece a vuesa merced necesario que sigamos...? –guardó silencio el otro–. Se lo habrá pasado teta componiendo la novela, evadido del lugar donde le vino la ocurrencia, pero ello no obsta para que le haya salido desmañada, tosca, con interés ninguno para personas de rango... Déjeme seguir... –su interlocutor no había hecho ademán de interrumpirle–. El hidalgo caballero enloquece tras nutrida copia de lecturas... ¿Cómo cabe interpretar el hecho...? ¿Como condena y negación de las patrañas que circulan impresas por plazas y mercados, sin descuidar los anaqueles de personas instruidas...? Si así fuera estaríamos de acuerdo... Pero la narración no va por esta línea, embarcándose el triste hidalgo en la descabellada imitación de sus modelos... Es aquí donde naufraga todo el libro... El ingenio de vuesa merced, que me consta, se dilapida sin remedio en cadena inacabable de mentecateces, a cual más absurda y peregrina... Verbigracia, los molinos... Su trastornado Quijote ¿pudo con verosimilitud confundirlos con gigantes...? Además de orate y majadero, ¿es también ciego...? ¿Y pretender que pase por princesa una rústica del campo...? ¡Es demasiado...! Ni el lector más ignaro habría de perdonárselo... 
De la "Baraja Literaria"de Serafín
No hablemos ya del personaje Panza y de la subversión de jerarquías que pretende con su charla, salpicada de necedades pueblerinas... Una de las creaciones más fútiles del libro... Hasta el falso caballero lo percibe e intenta acotar su torpeza... –el de negro rebulló, despidiendo hedor de sepultura–. ¿Quiere más...? Esa cautela de apócrifos autores de los que mana la historia a trompicones, ¿qué es sino el reconocimiento de que vuesa merced se avergüenza en el fondo de su libro...? En cuanto al estilo, sobre que es humilde y como quien habla a la criada, se agrava en muchos pasajes con esa manera de decir una cosa, pareciendo que afirma la contraria... Pase como plática entre amigos, donde el sentido diverso aún se agradece... Pero huelga rotundamente en letra impresa... Colóquenos sermones, mas no tan gratuitos y pesados como los que endilga su Quijada... Y adscríbalos a mejor autoridad que la de un necio... En cuanto a la muerte de su protagonista recobrando el seso, para ese viaje no necesitábamos alforjas: haber empezado por ahí, ahorrándonos la bufonada entre la salida prístina y el óbito... En suma, que su novela está falta de forma y de linaje, como esas mozas descangalladas del partido, cuya fealdad horripila y que sólo valen para servirse a oscuras... Modifíquela de cabo a rabo, arroje al fuego sin miramientos lo que sobra... Cuando lo tenga resuelto, si es capaz y no se empecina en el error, vuelva y acaso le podamos dar el imprimátur... 

NOTA – No se ignora, y además se sabe, que sendas globales partes de la novela que se evoca no se publicaron al unísono, sino mediando lapso de dos lustros, con robo de autoría y otras curiosas cuestiones de por medio. Y más en general, se apunta que la delicada evocación de este cuentito quiere mostrar y señalar el gozoso espíritu presente en lo que algunos han dado en llamar Literatura y el juicio correspondiente de los doctos. Lo que se deja registrado para edificación y brillo de menesterosos, maleantes, vividores y demás añeja  y entretenida compañía. 




martes, 24 de marzo de 2015

"EL SECRETO DE AURORA FLOYD", Mary Elizabeth Braddon

RESEÑA NOVELA

"El secreto de Aurora Floyd", Mary Elizabeth Braddon (1837–1915)Un oscuro secreto gravita pesadamente sobre la protagonista. Este secreto, que la priva del sosiego y tranquilidad de conciencia, termina saliendo a la luz de la peor manera, salpicando también a familiares y amigos directos. En el rígido ambiente victoriano en que se desarrolla la acción, vemos la generosidad y abnegación de los que quieren de verdad a Aurora, contraponiéndose a aquellos que la envidian por su manera franca de actuar –inusitada para la época–, su belleza y su personalidad dominante, que va de la mano con una gran nobleza y compasión. La lucha es dura y la zozobra, fuerte, lo que deriva en un enigma policíaco en torno a un asesinato y la desaparición de una crecida cantidad. La autora, injustamente preterida durante un siglo, evidencia un profundo conocimiento de la naturaleza humana y una maestría narrativa que dosifica minuciosamente el suspense y la observación psicológica, lo cual le granjeó en su tiempo la estima y consideración de los grandes y canónicos escritores del momento, entre ellos Wilkie Collins, con el que comparte la titularidad inicial de la novela policiaca decimonónica.

lunes, 23 de marzo de 2015

LO MILITAR Y EL HUMO DE LA GUERRA II

A la intendencia

UNO: El que odia el ejército odia la libertad. El que odia la libertad odia el ejército.
DOS: El militar debe ser estudioso 
TRES: Es importante llevar correctamente el uniforme.
CUATRO: El militar no se improvisa: nace.
CINCO: El terrorismo es la caricatura de la guerra.
SEIS: Desconfiad del que no tiene miedo alguna vez; más aún, del que no tiene miedo siempre.
SIETE: El militar no puede ser sádico. Si es esto, no es aquello.
OCHO: Cervantes reputaba sus heridas en la guerra por gloriosas, parangonándolas a sus logros literarios. 
NUEVE: El día en que se alcanza la victoria es día enormemente triste. Se tiene la tentación de haber luchado en vano. Los que más se alegran son los que menos combatieron.
DIEZ: La victoria debe ser implacable. 
ONCE: Ningún joven vuelve de la guerra. La juventud quedó tendida en el campo de batalla.

domingo, 22 de marzo de 2015

"EL DECLIVE", Iván Aleksándrovich Goncharóv

RESEÑA NOVELA

"El declive", Iván Aleksándrovich Goncharóv (1812–1891)Rasky, propietario rural acomodado que vive de sus rentas, en su búsqueda de un ideal que no termina de precisar, abandona San Petersburgo y se refugia en su propiedad, administrada fielmente por su abuela, Tatiana Markovna, asimismo al cuidado y educación de sus nietas huérfanas, Vera y Marfiñka. Lo que al principio se presenta como un cuadro entre costumbrista y amoroso pronto deja paso a una viñeta mucho más sombría, que, tras desarbolar afectos y costumbres, termina revelando el auténtico carácter de sus protagonistas, insospechado para ellos mismos. Triple tema el de esta obra. Por un lado, la enfermedad de la voluntad que se caracteriza por la falta de fijeza de sus objetivos –magistralmente tratada por el autor en su Oblomov–; por otro, la lucha entre las ideas ‘nuevas’ (el entrecomillado le conviene) contra las de toda la vida; y por último y quizá el más importante, el papel de la mujer, en su vertiente más profunda, aquí amenazada por el naciente naturalismo filosófico que lanza su ominosa red hasta nuestros días. Personajes como Leonty Kosloff, enamorado de los clásicos antiguos pero incapaz para la vida, principalmente para el matrimonio, Nilo Andreich, vengativo presidente de la Cámara de Comercio, Tito Niconich, fidelísimo amigo de la abuela Tatiana, y otros muchos redondean esta obra esencial. 

jueves, 19 de marzo de 2015

TÚ Y TU CIRCUNSTANCIA

DIMES Y DIRETES

1) Se plantea la cuestión, no de cómo es la persona, que más o menos lo podemos percibir, sino de quién es. Lo que eres de verdad, más allá de lo que figuras o aparentas, del oficio con el que te ganas la vida, de tu posición, de lo que tú mismo piensas sobre ti. 

2) Es muy difícil saber esto, y muy fácil engañarnos –con nosotros y con los demás–, que es lo que hacemos la mayoría, en diverso grado.

3) Había una película con título espantoso –“Sexo, mentiras y cintas de vídeo”– que evidenciaba esto. Un tipo que, sin que su familia lo percibiera ni por lo más remoto, tampoco él, estaba corrompiendo el verdadero carácter y comportamiento de los suyos. Expurgado el sujeto, todos recobran su moral y su ser auténtico. 

4) Se dice también que las circunstancias extremas acaban por evidenciar la genuina naturaleza de quienes las padecen. Lo cuenta en algún lugar Jorge Amado, el enorme novelista brasileño, acerca de la militancia política clandestina y la resistencia a las torturas: el que era tenido por pusilánime y cobarde, se termina elevando a sorprendentes niveles de heroísmo, para sorpresa de quienes creían conocerlo. Y al contrario. Los campos de concentración dan similares ejemplos.

5) Los Salmos y los profetas no se cansan en este sentido de insistir: que Dios nos pruebe y nos sondee, para que emerja nuestro yo auténtico, el que somos de verdad. 

6) El escritor Korolenko dice en alguna de sus obras que cada generación tiene su propia lucha, que no puedes, y mucho menos debes, rehuir. El premio será tu propio nombre, el verdadero, el que sólo Dios conoce, grabado en una piedrecita blanca, como reza el Apocalipsis.



miércoles, 18 de marzo de 2015

LAS PELÁEZ (A la merienda)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

La  actividad principal de las Peláez, por la tarde, a partir de la hora en que se levantaban de la siesta, consistía en efectuar visitas. Los destinatarios de las mismas abarcaban socialmente un amplio abanico, si bien las hermanas centraban sus preferencias en dos sectores en principio antitéticos: uno era su propia clase, en la franja de los venidos a menos, que vivían de una renta exigua y con antepasados de abolengo; el otro lo conformaban los segmentos inferiores, no quienes mediante duro trabajo, mal que bien, salían adelante –con quienes rehuían todo contacto-, sino aquellos que habían sufrido una desgracia que dislocara la andadura familiar, por regla general un accidente, con resultado de hospitalización o muerte. Se debe precisar que las Peláez tenían asimismo la innata facultad de soslayar los casos turbios, principalmente los derivados de acentuada promiscuidad bajo el mismo techo. 
En lo que respecta a sus iguales, las Peláez disfrutaban de tardes memorables en torno a una mesita donde se disponía servicio de merienda, y desmenuzando detalles de antiguas y archisabidas anécdotas encarnadas por antepasados de hacía una o dos generaciones. Las Peláez se ruborizaban adecuadamente al tocarse de pasada la biografía escabrosa de un pariente, y también sus ojos brillaban de malicia al evocarse la actividad ruinosa de algún antiguo deudo, que iniciara el declive imparable de la casa anfitriona.
Todo el año visitaban las Peláez, dando honor y pábulo, y rodeando de pompa y aureola, a efemérides como Navidad, Semana Santa y santos a los que tenían devoción. 
Un invierno, se murió la mayor de las Peláez. 
Su hermana, de luto riguroso, prosiguió su rosario de estaciones, haciendo más emocionales las meriendas, hasta que un día, cinco años después del fallecimiento de la hermana, también se murió la menor de las Peláez.



martes, 17 de marzo de 2015

"BOCETOS CALIFORNIANOS", Francis Bret Harte

RESEÑA NOVELA

"Bocetos californianos", Francis Bret Harte (1836-1902)  -Ya se trate de El socio de TennesseeMigglesLa Ilíada de Sandy BarLos desterrados de Poker Flat... o cualquier otro, los relatos del maestro norteamericano constituyen acertados e irónicos retratos, repletos de compasiva humanidad, de los tipos que se desenvolvieron en la joven nación que, por las fechas, se extendía hacia el oeste: el jugador, el minero, la mujer de vida airada, el conductor de diligencias, el bandido y muchos más, extraídos directamente de la realidad por el autor y que se han ido instalando  en la memoria colectiva. La sana humildad, la comprensión de los hombres particularmente en sus defectos y un tenue barniz de ruda poesía, junto con el humor, constituyen los principales rasgos que conforman la obra de este escritor entrañable.



lunes, 16 de marzo de 2015

LO MILITAR Y EL HUMO DE LA GUERRA I

A la paz

UNO: El verdadero enemigo es el que impide luchar contra el enemigo o pone reiteradas trabas. Se le llama también emboscado, traidor o quintacolumnista.
DOS: Resulta enojoso, pero cuando hay que lanzarse a la lucha es, precisamente, en el momento de más baja capacidad de reacción, cuando uno es más débil. Antes, difícilmente se consigue la fuerza moral necesaria para la acción.
TRES: El jefe normalmente es el más titubeante. Por eso es el jefe. Es habitual que los subordinados se muestren más seguros... y más equivocados.
CUATRO: La lucha se emprende no para ganar, sino para morir. Éste es el secreto de la victoria.
CINCO: La victoria parece siempre pírrica. No suelen disfrutarla quienes combatieron, sino la generación siguiente.
SEIS: La guerra necesaria es la más difícil de explicar al pueblo. Se precisa una larga campaña pedagógica que casi siempre se recibe con hostilidad o burla.
SIETE: La guerra, por su propia naturaleza, es inclemente. Tantas veces los conductores se ven obligados a amparar a indeseables bajo su mando.
OCHO: En la guerra es imposible controlarlo todo. Éste es uno de los aspectos más negativos de la confrontación.
NUEVE: El papel de la mujer en la guerra todavía no se ha conseguido definir. Los humoristas afirman que tampoco su lugar en la vida. 
DIEZ: Conducir una guerra es lo más parecido al trabajo de oficina, donde prima la organización.
ONCE: Ser militar es una de las formas superiores de ser hombre. 
DOCE: Flexibilidad absoluta y disciplina férrea. ¿Paradoja? Todo lo contrario.



domingo, 15 de marzo de 2015

"LOS RELÁMPAGOS DE AGOSTO", Jorge Ibargüengoitia

RESEÑA NOVELA

"Los relámpagos de agosto", Jorge Ibargüengoitia (1928-1983) - La Revolución Mexicana convertida en un sainete. Las apócrifas memorias del General de División José Guadalupe Arroyo, en contestación a las "calumniosas", escritas por sus compañeros de armas, presentan al desnudo los tejemanejes y zamarrerías de políticos y militares, camuflados de encendido amor a la Patria. Las operaciones de guerra disparatadas y al albur, la inoperancia de los mandos, las traiciones y los fusilamientos rutinarios... junto a un constante compadreo que sólo busca el medro personal, se relatan con humor desenfadado y sin encono -y por ello, mucho más corrosivo-, convirtiendo a esta breve novela, la primera de su autor, en una obra maestra de la sátira. 

(Fallecido Ibargüengoitia en accidente de avión, en Madrid, de camino a un congreso literario en Bogotá, invitado por García Márquez, su muerte sumió a sus seguidores en un estupor y una orfandad que aún perduran. En el mismo accidente, desaparecieron relevantes personalidades de la cultura, entre ellas el escritor peruano Manuel Scorza.)



jueves, 12 de marzo de 2015

3 PERSONAJES (SORPRENDENTES) EN CONTRA DEL ABORTO

DIMES Y DIRETES


1) TABARÉ VÁZQUEZ (de izquierdas). Este señor ha sido Presidente de Uruguay y ahora vuelve a serlo. Oncólogo. Masón. Algunos de sus argumentos sobre el tema: 

“El verdadero grado de civilización de una nación se mide por cómo se protege a los más necesitados. Por eso se debe proteger más a los más débiles.”

“La legislación no puede desconocer la realidad de la existencia de vida humana en su etapa de gestación, tal como de manera evidente lo revela la ciencia. La biología ha evolucionado mucho.”

“Es menester atacar las verdaderas causas del aborto en nuestro país (Uruguay) y que surgen de nuestra realidad socio-económica. Existe un gran número de mujeres (…) que soportan la carga del hogar solas. Para ello, hay que rodear a la mujer desamparada de la indispensable protección solidaria, en vez de facilitarle el aborto.”


2) RAFAEL CORREA (de izquierdas). Este señor es Presidente de Ecuador. Sus palabras contundentes en contra del aborto están en Internet. También, sobre eso que ha dado en llamarse ‘ideología de género’. 

Si se consiguiera legalizar el aborto en su país: "Yo inmediatamente presentaré mi renuncia al cargo. Para defender la vida estoy dispuesto a renunciar a esto y la historia sabrá juzgarme".

Sobre eso de la ‘ideología de género’: "Creo en la familia y creo que esta ideología de género, que estas novelerías, destruyen la familia convencional, que sigue siendo y creo que seguirá siendo la base de nuestra sociedad".


3) GUSTAVO BUENO (ateo). Este señor es filósofo. 

"Desde mis postulados materialistas converjo plenamente con los obispos y su verdad revelada: no al aborto. No es una cuestión religiosa. Ni de izquierdas y derechas.”

(…) “la defensa de la vida no es cuestión de creencias religiosas ni de ideologías, sino de proteger los más elementales derechos humanos, de modo acorde con las evidencias científicas y la legalidad constitucional, internacional y sanitaria de carácter vinculante.”


No son los únicos en la izquierda. Las primeras feministas, hará un siglo, eran declaradamente antiabortistas. Consideraban el aborto un ataque brutal a la mujer. Luego, claro, vinieron nazis, comunistas y la parte más despiadada del capitalismo, que utiliza el aborto para controlar a los más pobres. 



miércoles, 11 de marzo de 2015

¡HAY QUE LLEVAR ESA OBRA AL CINE! (Sátira amable con gotas de vitriolo)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)

A partir de un viejo relato del escritor, alcohólico y ex heroinómano, se puso a trabajar el guionista, que consiguió terminar su labor en el plazo asignado por la productora. Sin embargo, y para empezar, el resultado no satisfizo al escritor, quien no se recató de pregonar a los cuatro vientos que el traslado al lenguaje cinematográfico, además de haber frivolizado su texto, de por sí serio y con aire de tragedia griega –la crítica lo afirmó en su día–, se “enriqueciera” gratuitamente con escenas que no existían en el original; verbigracia, cuando el protagonista, nada más salir del garito donde acababa de recibir una paliza, hace bailar una peonza sobre el asfalto mojado por la lluvia. Esta singularidad –¡y había tantas!– desfiguraba hasta hacerlo irreconocible el mensaje implícito en la narración. 

Por otra parte, quien se perfilaba como director del film, responsable hasta el momento de instructivos documentales sobre la vida del tapir, consideró que se podía prescindir de la mitad del guión, logrando con ello enemistarse al guionista, al productor ejecutivo, entusiasta (sin leerla) de la previsible adaptación a la pantalla, y a un par de actores secundarios que estaban negociando bajo cuerda su inclusión en la película y cuyos papeles, si se aceptaba la sugerencia del director, desaparecían de un plumazo. 

El protagonista, veterano actor de comedias musicales, insistía por razones desconocidas en aparecer desnudo en algún plano, aunque fuera general, mientras su partenaire se negaba decididamente a exhibir ante la cámara un centímetro de cutis que no perteneciera a su ovalado rostro, retratado hasta la saciedad por los fotógrafos de las revistas ilustradas. 

En cuanto al chihuahua que, en determinado lance, debía hacer aguas menores sobre la colcha de la cama de la hermosa mientras en el exterior se incrementaba el tiroteo entre las bandas, nadie había conseguido encontrar un animal de semejantes características, siendo así que un ayudante técnico electricista, cuya opinión, a saber por qué, se tenía mucho en cuenta, encontraba imprescindible que fuera de esta raza. 

A todo esto, la estación avanzaba y las condiciones climatológicas necesarias para la ambientación del film –tiempo desapacible, lluvioso– corrían el riesgo de desaparecer ante una anticipada primavera que todos los meteorólogos del país preveían unánimes, aunque luego no acertaran (pero esto no podía saberse). De no empezarse inmediatamente el rodaje, se insistía –el dinero no terminaba de llegar y corrían rumores de insolvencia–, habría que posponerlo hasta el siguiente año, pues era impensable trasladarse al norte, no sólo por los gastos, sino porque existían serios problemas de convivencia entre los integrantes del equipo, como no ignoraba la compañía de seguros, que se había negado a extenderles una póliza individual a todo riesgo. 

El autor del relato en que se inspiraba la película consideró oportuno entonces montar guardia armado de un revólver ante el domicilio del guionista, quien no se atrevió a denunciarle a la policía debido a que acumulaba una cantidad increíble de multas de tráfico, además de que pendía sobre él una orden de busca y captura por proxenetismo, cuya verdadera culpabilidad recaía, no en él, que por las fechas del delito se volcaba en su afición a los opiáceos, sino sobre la calva cabeza de un instigador del retorno a la naturaleza, que acabó perdido en una expedición al Amazonas. Amigos del guionista o, por mejor decir, acreedores, interesados como es lógico en su integridad física para que ganara dinero y les pagara, consiguieron ahuyentar al escritor, proponiéndole la venta a plazos de una enciclopedia literaria en la que no figuraba su nombre. 

La mujer de la limpieza que, se rodara o no, fregaba los estudios cada noche se alzó acto seguido con su primera reivindicación de mejoras laborales, que consistían sustancialmente en que el grueso de su tarea lo desempeñara un chico que, de forma reiterada y sin que nadie pudiera impedirlo, se colaba en el plató. El comité negociador que se nombró, integrado, entre otros, por un montón de extras a quien alguien, imprudentemente, había firmado un contrato vitalicio y que por esta razón se les ocupaba en lo que fuera, desestimó las exigencias de la mujer de la limpieza, obligándola a prohijar al muchacho, lo que indujo a éste, al enterarse, a efectuar cabriolas de alegría, con el triste resultado de que se golpeara la cabeza contra un mascarón de proa perteneciente al atrezzo del estudio, teniéndose que pasar hospitalizado varias semanas a cuenta del ya exiguo salario de la reclamante. 

Para terminar de rematar las cosas, se supo que, en la sala de reuniones del estudio (que servía de trastero, pues allí no se reunía nadie), persona o personas deconocidas se intercambiaban estampitas de la Virgen. Al extenderse la especie con el correspondiente escándalo, la policía acordonó la zona, dejando desasistidas otras zonas de la ciudad, en las que se incrementó el delito, invirtiendo las estadísticas existentes hasta la fecha y destrozando en consecuencia la carrera política de un senador, que terminó dedicándose a la pesca, que era lo que en el fondo deseaba. 

El nerviosismo que la suma de contrariedades iba acumulando en los atribulados ánimos del equipo de filmación indujo a celebrar en las cocheras una fiesta de disfraces, que terminó con la mayoría de los asistentes llorando a lágrima viva por su existencia desperdiciada y sin objeto, conclusión a la que se llegó tras el alegato de uno trajeado de predicador anabaptista y que se imbuyó de su caracterización más de la cuenta. 

Para colmo, una inundación seguida de un incendio (lo contrario habría sido más oportuno) dejó que daba pena el edificio de la productora, los estudios y la herboristería de la esquina, que principiaba a rendir en términos económicos. Se llamaron unos a otros maricas y pajeros, lo que creó muy mal ambiente, acabándose de hundir el proyecto. 

El escritor y el guionista se pegaron un tiro con escasas horas de intervalo, el aspirante a director decidió seguir rodando sus documentales y los demás, actores, equipo técnico, productores, etcétera, sacaron pasaje, cada cual por su lado, a distintos países intertropicales donde se las arreglaron para vivir sin hacer nada. 

Durante mucho tiempo se habló en el mundillo cinematográfico del abortado rodaje.



martes, 10 de marzo de 2015

"LA TETERA", Miguel Mihura

RESEÑA TEATRO

"La tetera", Miguel Mihura (1905-1977) - Unos circunstanciales amantes; el antiguo amigo de él; la esposa de éste, provinciana y sin atractivos; su hermosa cuñada; la madre de las dos; un sacerdote... y la necesidad de detenerse una noche en el severo domicilio donde aletea un ineflable misterio en torno a una tetera, son los elementos de que se sirve este prodigioso comediógrafo para desplegar una obra amenísima, sobre el telón de fondo de una ciudad comida por los prejuicios y las murmuraciones. El diálogo ágil y natural, y los sucesivos desplazamientos del punto de vista, hasta llegar a la malévola pirueta del final, terminan de completar los rasgos de esta obra, tan exitosa en su momento como pasmosamente desconocida por el actual público del patio de butacas.



lunes, 9 de marzo de 2015

DE MÍLITES, VIRTUDES Y CONTIENDAS II

A las banderas movidas por el viento

UNO: En la guerra, el consejo de la mujer es pernicioso.
DOS: Las decisiones se toman en absoluta soledad.

TRES: El general no cede el mando bajo ningún concepto.
CUATRO: La naturaleza tiene horror al vacío. El general incompetente se verá sustituido o rebasado.

CINCO: La constancia. ¡La aburrida y antipática constancia!
SEIS: Dilema de Cervantes: ¿intentar una y otra vez la fuga o conquistar la ciudad que le retenía prisionero? Pudo hacer esto segundo –hay testimonios–, pero le llamaba desde las sombras su triste e ingenioso hidalgo...

SIETE: La quinta columna... Muchos pertenecientes a ella no lo saben.
OCHO: José, a sus hermanos: “Sois espías y habéis venido a reconocer las partes no fortificadas de la tierra”. Toda fortaleza tiene su punto débil. No existen excepciones.
NUEVE: El auténtico soldado es todo lo contrario a un belicista. Conoce que la guerra es el mayor desastre y hace lo imposible por evitarla.
DIEZ: La guerra imperialista debilita el imperio. O lo que es lo mismo: el imperialismo es la señal cierta del declive en ciernes.
ONCE: Se sabe quién alcanza la victoria, pero no siempre coincide con el que gana la guerra.
DOCE: “El ejército se apresta para la lucha, pero la victoria es de Yavé”.
TRECE: Lo primero es estudiar la mentalidad del oponente y comprenderla. El peor error es juzgarla según premisas propias. Es un error corriente.



domingo, 8 de marzo de 2015

"LA ILÍADA", Homero

RESEÑA NOVELA


"La Ilíada", Homero (S.VIII a.C.) - Décimo año del sitio de Troya. Aquiles se retira de la lucha a causa de la ofensa que le infiere el caudillo Agamenón al arrebatarle a su esclava Briseida, obtenida como botín de guerra. La cólera de Aquiles y sus nefastas consecuencias para los griegos constituyen el tema central del imperecedero poema. El asombroso realismo de las descripciones y combates, el trazado magistral de los caracteres de los numerosos personajes -Agamenón, Menelao, Odiseo, Néstor..., por un lado; Príamo, Paris, Andrómaca, Helena..., por el otro (con una pléyade de insidiosos dioses-, la reconocible humanidad y cercanía de todos ellos, junto a escenas de inolvidable patetismo, conforman los principales rasgos de la Ilíada, que la sitúan entre las más altas creaciones del espíritu humano. La muerte de Héctor -el principal defensor de la ciudad sitiada, que así se condena a la derrota- es, muy posiblemente, una de las muertes más emotivas del friso literario universal. 



jueves, 5 de marzo de 2015

MOMENTOS ESTELARES EN LA VIDA DE UN TRAIDOR

DIMES Y DIRETES

Momento estelar Nº 1: 

Siendo jefe de la oposición, pactaba con el Gobierno de su país una ley antiterrorista, mientras trapaleaba en secreto con los representantes de la banda a la que se pretendía derrotar.

Momento estelar Nº 2: 

Se reunía a espaldas del secretario general de su partido con elementos populistas que ponían en jaque, ya no sólo a la nación –lo cual de por sí ya es suficientemente grave–, sino al propio papel del mentado secretario general, lo que, en términos vulgares, se expresa como “hacerle la cama” (y no precisamente para que el secretario descansara).

Momento estelar Nº 3: 

Visita, sin avisar al gobierno de su país, a las autoridades de una de las dictaduras más viejas de cierto continente.  

El que hace estas cosas, no sólo es un ‘enreda’ –feliz vocablo acuñado por Emilio Campmany, pero que se queda corto–, sino que es íntimamente un traidor. Es un tipo que no vale nada, pero ojo con él: buscará siempre la ocasión de traicionar. La encontrará, si se le deja. 

Hay más momentos, pero con los expresados vale.


miércoles, 4 de marzo de 2015

DESPEDIDA (A la rusa)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

-¿Me ama usted, Nikolái?
-Daría mi vida por usted, condesa.
-¡Quiero una prueba!
Nikolái se encarama de un salto a la balaustrada.
-¡No! –le retiene la condesa-, es usted joven para morir.
Nikolái vuelve a pisar el suelo, reticente.
Llaman a la puerta. La condesa se separa del oficial.
-Adelante –dice.
Entra Boris, compañero de armas.
-Condesa –se inclina ceremoniosamente ante ella. Le dice a Nikolái-: Nuestro regimiento sale ahora mismo para el frente.
-¡Hurra! –exclama Nikolái.
La condesa palidece. Pregunta:
-¿Está… confirmada la noticia?
-Nos lo acaban de comunicar. ¿Vienes? –se dirige al amigo.
-En seguida.
Boris se inclina ante la condesa, taconea y sale.
La condesa da la espalda a Nikolái, saca un pañuelo y se lo lleva a la cara.
Nikolái clava una rodilla en tierra, la mano al pecho.
-Váyase, Nikolái, le esperan –le dice tristemente y sin volverse.
-¡No me iré sin estrecharla una vez más entre mis brazos!
La condesa se gira, le obliga a levantarse.
-Mi pobre Nikolái –le acarició el mentón-, usted se marcha y yo no le veré más. Si la muerte no me lo arrebata, lo hará la gloria…
-¡Jamás!
-Déjeme hablar… Cuando usted regrese, el honor le acompañará y no querrá saber nada de la infeliz que le dejó al partir y que le amaba. Me habrá olvidado…
-¡Nunca!
-Rezaré por usted –su expresión revela ternura y desconsuelo.
Nikolái sale.




martes, 3 de marzo de 2015

"ROSAURA A LAS DIEZ", Marco Denevi

RESEÑA NOVELA

"Rosaura a las diez", Marco Denevi (1922–1998)Camilo Canegato, pintor artístico, tímido abisal, doce años alojado en la pensión La Madrileña, en Buenos Aires, comienza a recibir unas cartas con letra de mujer e intenso perfume de violeta, que suscitan la curiosidad morbosa de la dueña de la pensión, sus tres hijas y los huéspedes. ¿Cómo el infeliz y anodino Canegato, sujeto común de burlas y desaires, ha sido capaz de inspirar lo que semeja una pasión arrolladora? El destinatario se encierra en un mutismo que irrita principalmente a la patrona y pone a la pensión en ascuas. Este suceso y los que siguen son contemplados desde antagónicos puntos de vista, terminando por arrojar una versión sorprendente e inesperada de los acontecimientos. Parábola del amor, o de sus apetencias, constituye una exposición descarnada y con abundantes pinceladas de humor negro del misterio humano sempiterno, conformando una trepidante e intensa narración –dentro de la factura del enigma policial, que rebasa ampliamente–, donde las cosas no son lo que parecen, donde cada persona, en mayor o menor grado, encierra su secreto, casi siempre triste, a veces trágico. 



lunes, 2 de marzo de 2015

DE MÍLITES, VIRTUDES Y CONTIENDAS I

Al viento que ondea en las banderas

UNO: Del I Ching: “El lago ha subido al Cielo: / la imagen del Desbordamiento. / Así el noble dispensa riquezas hacia abajo / y recela cobijarse en su virtud”.
DOS: ¿Más virtuoso que justo y cumplidor de tu deber? Ni virtuoso, ni justo, ni cumplidor de tu deber.
TRES: Mao Tse Tung: “El irreflexivo o exaltado que no quiera o no sepa modificar su plan, chocará frontalmente contra un muro de ladrillos”.
CUATRO: La fuerza directa y la indirecta: Chang y Chi. La primera es ortodoxa y la encargada del ataque. La segunda es sorpresiva y envolvente. La primera entabla el combate; la segunda alcanza la victoria.
CINCO: El general duerme en traje de campaña. Nadie sabe en qué lugar tiende su lecho.
SEIS: Cervantes: “En la demora suele estar el peligro”.
SIETE: Periódicamente, hay que replantear de arriba a abajo la estrategia, partiendo de cero como si nunca hubiera habido planes, ni objetivos, ni estrategia. Este zafarrancho hará que se desprendan las posibles ramas muertas que lastran la marcha de la guerra. Si la estrategia se trazó bien al comienzo, será confirmada y reforzada.
OCHO: Soluciones hay muchas, pero una sola es la verdadera, que hay primero que aceptar; luego, imponer.
NUEVE: Las leyes de la paz no son las leyes de la guerra.
DIEZ: El general no puede tener amor propio.
ONCE: Quien ocupa antes la posición tiene ventaja. Sólo eso: ventaja.
DOCE: Las órdenes decisivas tienen que comunicarse en el último momento, y deben ser obedecidas sin rechistar aunque parezcan absurdas.

TRECE: Disciplina y moral. Lo demás, aunque importante, es secundario.