miércoles, 31 de diciembre de 2014

NOVELERÍAS (A cada gusto)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)

De terror: “Al entrar en el castillo, no se presentó nadie a recibirlo...”
Del oeste: “Silbaban las balas al rebotar contra la pared de roca donde se parapetaba el fugitivo...”
Negra: “Aquella mañana, me desperté con resaca...”
De caballerías: “Le dixeron al caballero que el dragón se escondía en la floresta...”
De guerra: “El frente se había roto durante la noche en varios puntos...”
De misterio: “El abrecartas no se encontraba en su sitio de costumbre sobre el escritorio...”
De humor: “Deslizándose por el canalón, se rasgó los pantalones. Abajo, fruncido el ceño, le aguardaba el coronel...”
De amor: “Aplastó furiosa la margarita entre sus menudos dedos...” 
Social: “El vientre de la tierra vomitó oscuros mineros...”
Épica: “Los cosacos, alegres y cantando, se acercaban hacia el Don...” 

De tesis: “La sociedad caminaba inconsciente a su destrucción...” 
Lírica: “Brillaba el rocío, como mínima epidermis, sobre la hoja...” 
Rusa: “Se había apagado el samovar...”
De ciencia ficción: “Desapareciendo con su máquina del tiempo, se presentó a sí mismo siendo niño...”
Del mar: “Una semana llevaban detenidos por la calma chicha, añorando las peores galernas...”
Mística: “El mundo le tentaba con sus vacíos oropeles...”
Erótica: “Se sentía como en la charcutería donde trabajaba de ocho a cinco...”
Realista: “Las baldosas, pintadas de almagre, presentaban las junturas oscurecidas por el polvo acumulado...”
Interactiva: “El personaje, en lugar de convertirse en virtuoso de la armónica, se decide que emprenda viaje al Himalaya...”
De aventuras: “Perseguidos por los belicosos indígenas, hubieron de internarse en el desierto...”
De capa y espada: “No le quedó más remedio que, abandonando su florete, arrojarse al foso...”
De los polos: “Apresado el navío entre los hielos, se resignaron a pasar el invierno en aquellas soledades...”
Folletinesca: “El medallón, que guardaba uno de sus rizos, reveló la identidad del inclusero...”
De Sherlock Holmes: “La ceniza del cigarro evidenciaba para el detective, sin género de duda, que el fumador era de complexión sanguínea, tenía seis pies y dos pulgadas de estatura, usaba calzoncillos largos algo gastados en la culera, era aficionado a la ópera y a las regatas, tratándose también de una autoridad mundial en numismática...”
De Arsène Lupin: “Avanzando despreocupado por la cornisa, de apenas medio palmo de anchura, a veinte metros sobre el suelo, Lupin jugueteó con el collar de perlas, mientras le dedicaba un tierno pensamiento a la pequeña Cossete...”
De Tarzán: “El hombre mono fijó su mirada melancólica en las cúpulas, doradas por el sol, de la ciudad de Opar...” 

martes, 30 de diciembre de 2014

"MANOLO", Francisco de Cossío

RESEÑA NOVELA


"Manolo", Francisco de Cossío (1887-1975) -Novela que, además de serlo, constituye la evocación apasionada y al mismo tiempo serena del hijo del autor, muerto en combate en la desgraciada contienda española de 1936, defendiendo los ideales de los rebeldes. La pena irreparable del autor, su sentimiento de culpa, que atenazó a buena parte de la nación española por el desencadenamiento del desastre, y la admiración por el idealismo de Manolo, paradigma de toda una generación desbordante de entusiasmo y generosidad, se entreveran con interesantísimas escenas del Valladolid provinciano y de la vida política, periodística, social y cultural de aquel periodo, que enlaza en sus mejores aspectos con el pasado histórico de España, todo ello narrado con una prosa plástica y ceñida. Una de las novelas más importantes, también de las más desconocidas del gran público, sobre la guerra civil española. 

Enlace al Prólogo que hice para el libro publicado por Editorial Akrón



lunes, 29 de diciembre de 2014

PATRAÑAS Y EXCRECENCIAS

Al frescor de la noche

UNO: El porvenir no existe. Da gusto comprobar que teníamos razón.
DOS: ¿Insobornable? Para mayor exactitud, insobornado. 
TRES: La mujer es superior al hombre: no entiende de literatura ni falta que le hace.
CUATRO: El escritor debe prestar atención a un par de cosas: la voz de los muertos y el susurro de la vida. Esto no deja espacio para la propaganda... a no ser como uno de los ingredientes de la vida.
CINCO: El tonto ilustrado es peor que el tonto a secas. El primero apoya en la erudición su tontería.
SEIS: A los historiadores no hay que pedirles objetividad, rigor, exactitud, sino que lo cuenten bien y ameno.
SIETE: Aquel ciclista respetaba los semáforos.
OCHO: La libertad no es un estado: es una decisión.
NUEVE: La realeza es como el oro: un valor pactado.
DIEZ: ¡Lo que habría escrito Borges de tener talento!
ONCE: El hombre inmodesto: “Las personas extraordinarias no existimos”.
DOCE: ¡Trompetería, hosannas, vibrantes añafiles! El cielo estalló en gritos de júbilo. Aquel señor entendía de literatura.
TRECE: La psicofísica: vuelve el mundo a ser maravilloso. Creímos no poder contarlo.



domingo, 28 de diciembre de 2014

"ANGELINA O EL HONOR DE UN BRIGADIER", Enrique Jardiel Poncela

RESEÑA TEATRO


"Angelina o el honor de un brigadier", Enrique Jardiel Poncela (1901-1952)  - Estrenada en 1934, esta "humorada" en verso supone una acertadísima parodia del dramón romántico decimonónico, caracterizado por su cursilería, su argumento inverosímil y sus forzados ripios. El honor de raíz calderoniana es puesto en solfa por la tremebunda vis cómica del autor, cuyo surgimiento en los escenarios españoles hacia el primer tercio del pasado siglo, después de su feliz  incursión en la novela, supuso un humor de nuevo cuño que ha influido decisivamente en autores posteriores. Angelina, su madre Marcela, su novio poeta, el brigadier don Marcial, el malvado seductor Germán, don Justo, el banquero..., junto a otros risibles personajes, hacen un elenco de tipos a través de los cuales el dramaturgo va desplegando sus sobresalientes recursos en el difícil género del humor literario (en drama o en novela), muy apreciado por los distintos públicos y merecedor de los mayores elogios de la crítica, que no siempre supo recompensarle.



jueves, 25 de diciembre de 2014

LA OTRA CARA DE LA MONEDA (o los que tienen que servir)

DIMES Y DIRETES

Aquí recogemos frases literales extraídas de los medios y les damos juguetonamente la vuelta a la tortilla en cuanto al sexo. Rechina un huevo, no me digan que no. 

UNA: 25 cosas que un hombre no debería soportar en una relación. (Ponía ‘una mujer’.) 
DOS: Si le quieres, cuídale. (Se hablaba de ‘ella’.)
TRES: Cómo hacerse respetar como hombre. (Ídem.)
CUATRO: Cómo manejar a una chica. (Ponía ‘chico’.)
CINCO: Tener una novia que te trate como mereces y que se comporte como una adulta responsable. ¡Existe! (Igual.)
SEIS: Tienes que estar seguro de ti mismo. (Era ‘segura de ti misma’.)
SIETE: Por qué las mujeres son tan simples. (Ponía ‘hombres’.)
OCHO: A las mujeres (ponía ‘hombres’) hay que tratarlas (los) cómo a los tacones, si te lastiman, cámbialos.
NUEVE: Un estudio científico llega a la conclusión de que las mujeres son idiotas. (Ponía ‘hombres’.)

Tengo más; pero como muestra, estos botones. De nada. 



miércoles, 24 de diciembre de 2014

NAVIDAD Y PAGANISMO (A los corderos)

HUMOR ENTRE CASCOTES (CAPRICHO)

Otra vez está aquí la Navidad, con su turrón, sus villancicos, sus músicas, sus luces... y su hortera despilfarro. 
Los que están hasta la picha de estos días, y quién no, deben en rigor tener en cuenta que lo que estomaga no es la conmemoración del Nacimiento del que vino a redimirnos (y que se lo tenía que haber pensado mejor), sino el arrebato consumista cuyo malsano paquete (con perdón) se endosa a la cuenta de la religiosidad sincera que intenta malamente sobrevivir en estos días.
Se supone que la Iglesia le cambió el naipe al hedonismo pagano de la época, imprimiendo en su lugar austeridad y sentimiento. Pero el paganismo se la juró entonces y, como MacArthur cuando tuvo que salir por piernas del Pacífico, dijo: “Volveré”.
En efecto, ha vuelto. Y decidido a tomarse la revancha.
Comenzó ridiculizándose el Misterio, ensañándose los caústicos con las gentes que todavía lo celebraban y en cuyos ritos los humildes encontraban su consuelo. Y prosiguió adulando los sentidos y caricaturizando aquellos enigmáticos presentes del oro, incienso y mirra, que no se sabe (allá doctores) qué pudieron hacer con ellos el Niño con sus padres, aunque no parece que les luciera.
Burla burlando, nos daremos estas fechas atracones homéricos, que me río yo de las hecatombes de los griegos frente a Troya y de los banquetes de sus sucesores los romanos, pues la verdad es que estos pueblos civilizados comían y bebían como los bárbaros de allende sus fronteras que terminaron invadiéndolos. 
En esta columna distinguida nos inclinamos a la borrachera accidental, sin premeditación ni alevosía y menos tomando como pretexto el suceso que rompió la Historia en dos y tantos corazones en añicos. Tampoco somos partidarios de ahitarse más de la cuenta, que a ver quién limpia luego de vomitonas las aceras, ni Soraya ni Rajoy, que están a otras. 
Pero de lo que esta columna es particularmente enemiga es del hipócrita argumento de quienes se zafan con mohín del “ambiente navideño”, parando en turísticos destinos, que no es sino la otra cara de la tortilla y que en realidad huyen de su conciencia, y éstos son más paganos que ninguno, situándose por encima de los mortales que aún se encuentran presos de la “oscura superstición del Niño Dios”.
No sé si queda demostrado que son antitéticos Navidad y consumismo, estando este último imponiéndose por goleada, de donde el hastío (para algunos, peligrosa depresión) que se bordea en estas fiestas.
Y que tampoco vale la coartada de sentar un pobre a tus manteles, como en “Plácido”, el gran film de Berlanga y el inolvidable Cassen, entre otros argumentos porque los tiempos han cambiado y el pobre es uno mismo y uno se sienta si quiere, y si no permanece de pie toda la cena.
Menos dengues y aspavientos, pues, con la Navidad, que ojalá pudiéramos recuperarla en su sentido sin la yedra del asfixiante paganismo. 
Ahí queda el artículo del meapilas, que se tenían ganas y lo único que lamento (falso) es su incorrección política y sintáctica. 



martes, 23 de diciembre de 2014

"UN GATO DEL PANTANO", David Goodis

RESEÑA NOVELA


"Un gato del pantano", David Goodis (1917-1967) - Cuando en un barrio degradado que limitan unas ciénagas, lo más honrado que puede resultar un policía consiste en aceptar unos dólares con objeto de que mire hacia otro lado... ya está todo dicho. O quizá no, pues la justicia, o esa pulsión de hacer lo que se debe, independientemente del esfuerzo y sacrificio que requiera, presiona para abrirse paso hacia la luz. En este caso, a cargo de un antiguo policía expulsado del cuerpo, hijo a su vez de otro que, herido en acto de servicio, fue devorado por las ratas que infestan el suburbio, no tan dañinas ni peligrosas como algún todopoderoso dueño de vidas y haciendas que no le tiene miedo a nadie, salvo a quien le quiere hacer pagar una antigua deuda proveniente del pasado.



lunes, 22 de diciembre de 2014

DE ESCRIBIR Y MÁS

Al palimpsesto

UNO: Jiménez Lozano: “El escritor no tiene público; tiene lectores”. 
DOS: El cinismo del pueblo español: “Honra y provecho no caben en un saco”.
TRES: El fallo de carácter provoca un desarreglo moral, y éste conduce a la demencia, a la que, en general, no se considera responsable. No era descaminado aquello que nos decían de educar y fortalecer el carácter.
CUATRO: Detrás de una montaña viene otra. Así, hasta acabar en la primera.
CINCO: Nada más conmovedor que la devoción de un animal. 
SEIS: Paradoja: la barbarie no está donde se manifiesta.
SIETE: La novela no deja de ser, en el fondo, un apunte costumbrista.
OCHO: De siempre se ha relacionado la pluma con la espada. El escritor es el guerrero al que no le acompañó su tiempo.

NUEVE: El hombre, muchas veces, no sabe cuándo reza.
DIEZ: El sentido del humor es la confesión de una impotencia. La inmensa mayoría no llega ni a esto.

ONCE: El mejor pensamiento no vale nada si no está bien expresado. Forma y contenido son lo mismo.
DOCE: No hay que rendirse a la evidencia, que en tantas ocasiones no es más que un buen montaje.
TRECE: La flecha disparada al cielo termina por clavarse en tierra. 



domingo, 21 de diciembre de 2014

"ALMAS MUERTAS" O "LAS AVENTURAS DE CHICHIKOV", Nicolái Gógol

RESEÑA NOVELA


"Almas muertas" o "Las aventuras de Chichikov", Nicolái Gógol (1809-1852) - De argumento sugerido por Pushkin, constituye la novela un minucioso y desesperanzado fresco de la sociedad rusa de su tiempo. Apasionado de su país, lo retrata sin piedad en sus distintos tipos y niveles sociales, hasta el punto de que el propio escritor se quedó desolado de la visión que surgía de su libro. Para compensarla, decidió suavizarla en una continuación prescindiendo de la vena cómica. Pero de su pluma sólo salían personajes risibles. Sumido en una severa crisis religiosa, una mañana ordenó quemar el manuscrito de esta segunda parte. La pérdida para la literatura fue incomparable. Como en todas las grandes creaciones humorísticas -pensemos en el Quijote-, emana de esta obra una tristeza que nos lleva a pensar que los dioses inventaron la risa para que los humanos ocultaran su profunda pena y no desesperaran de seguir viviendo.



jueves, 18 de diciembre de 2014

"LOS PECES EN EL RÍO"

TEATRO


Monólogo navideño "Los peces en el río"


Carta en Nochebuena de la nieta a su abuelo lejano. Inspirada en el cuento Vañka, de Anton Chejov.


(Todas estas obras se encuentran legalmente registradas. Quien quiera representarla puede contactar con la SGAE o enviar un e-mail al autor a: reydesola@gmail.com )
Personaje infantil femenino







miércoles, 17 de diciembre de 2014

CUENTO CHINO O EMPANADA (A los que se llaman Pérez)

HUMOR ENTRE CASCOTES (CAPRICHO)

   El príncipe Pu, de la región de Mu, regada por el río Tsi y sus cuatro tributarios, Tsu-Tso, Tso-Tse, Tse-Tsi, Tsa-Tsi, se enemistó con su rico vecino Po, de cuyas tierras le separaban los montes Tsien. Pu entregó a Pieng la jefatura de su ejército, formado por cinco divisiones al mando de Piang, Chieng, Pung, Ping y Pong.
   Pu y Pieng estaban seguros de zurrarle la badana a Po y de paso incautarle sus arrozales, que el arroz que Po no se comía lo vendía, quedándole una pasta que invertía en gominolas, de las que era muy vicioso.
   A todo esto, había una princesa muy graciosa y pizpireta (concesión a las lectoras, para que no digan que en las historias de guerra no hay amor), la bellísima Chien-Tsu, a la que pretendían Chieng y Pung, si bien ella, como suele pasar, estaba enamorada de un macarra conocido como Mo-To, a quien le gustaba bañarse en el río Tsi y también en el Tso-Tse, que le pillaba más cerca de su casa, exhibiendo como al desgaire sus pectorales tatuados con obscenidades y escenas de la vida de familia.
   A Mo-To le reclutaron en la campaña contra Po, no quedándole más remedio que servir a Pu si no quería que lo empalaran, y Chien-Tsu le despidió llorando. Chieng y Pung, en el fondo unos ilusos, pensaron que la princesa vertía sus lágrimas por ellos y se llenaron de un espíritu marcial que no le auguraba nada bueno a Po, el de los arrozales.
   Después de atravesar los afluentes Tso-Tse y Tsa-Tsi por los puentes respectivos Tsuo-Tsua y Tsua-Tsia, y rebasados los montes Tsien, se encontraron en el territorio de Po. Éste, desprevenido, reunió rápidamente sus huestes, confiando la dirección de las operaciones a Chang, rápidamente levantado de la cama, pues había trasnochado.
   Ambos ejércitos se enfrentaron en la llanura de Tsuau-Po. Pieng dispuso en herradura sus cinco divisiones, mientras Chang, todavía aturdido por los deleites nocturnos, colocó las tropas a lo barullo, a pesar de lo cual y contradiciendo la doctrina militar vigente ganó la guerra.
   Pu y su ejército, perseguidos por las huestes de Chang, que decían que les iban a dar mucho por el culo, retrocedieron a toda mecha a su país. Pieng, que debía decapitarse por no haber sabido conducir a sus hombres a la victoria, lo iba dejando, al igual que sus lugartenientes Chieng y Pong. No así Ping, Pung y Piang, que presentaron su propia testa a Pu en una bandeja, justo antes de volver a cruzar los montes Tsien.
   Fue tontería, ya que privado el ejército de Pu de sus cabezas rectoras, y nunca mejor dicho, fue terminado de destrozar y sólo se salvaron Mo-To, Chieng y Pong.
   Pong no aspiraba a la mano de Chien-Tsu, como Chieng y como Mo-To, pero de repente le entraron también ganas y entabló el trío un duelo a muerte, que tuvo como escenario la comarca en forma de cuña situada entre el Tse-Tsi, el Tso-Tse y el Tsu-Tso.
   No venció ninguno, sino que se llevó a los tres por delante Chang, que invadió Mu, habiendo antes destronado a su propio emperador Po, quedándose con ambos reinos, con Chien-Tsu y con todo lo que pudo rebañar, y fundando una dinastía floreciente, de la que unos dicen que protegió las artes y las letras y otros, lo contrario, que no sabes muy bien qué pudo ser peor. 



martes, 16 de diciembre de 2014

"EL VICARIO DE WAKEFIELD", Oliver Goldsmith

RESEÑA NOVELA

"El vicario de Wakefield", Oliver Goldsmith (1728-1774). Los infortunios y desgracias se acumulan sobre el bondadoso (e ingenuo) vicario Primrose y los suyos, que deben salir de su lugar por un revés de fortuna. La recta intención y las evangélicas admoniciones del sacerdote son atropelladas en adelante por las intrigas mundanas de su malvado vecino Thornhill. Pero la familia permanece unida y, llevada en manos de la Providencia, que convierte al piadoso grupo en viva encarnación del desdichado Job, obtiene al final la recompensa de los justos. Reflexiva e irónica, se describen en la obra el amor engañado y las consecuencias de los impulsos juveniles, sin olvidar los inocentes defectos, tanto de la mujer del vicario, como de éste. Cuando la noche es más lóbrega y oscura, amanece para esta familia en gozoso éxtasis.

lunes, 15 de diciembre de 2014

COSAS QUE NO SE DEBEN INTENTAR A NINGÚN PRECIO

A la señal de tráfico

UNA: Tirarte metido en un barril por las cataratas del Niágara (esto reza para las restantes cataratas).
DOS: Paracaidismo o parapente, a no ser que tengas experiencia (que tampoco).
TRES: Apuntarte para un viaje sin retorno a Marte (pueden existir atenuantes, incluso eximentes, en tu situación personal o familiar).
CUATRO: Leer El País (si es con expresión sesuda, todavía peor).
CINCO: Ni cojera de perro, ni llanto de mujer, ni promesa de político (te lo estamos advirtiendo muy clarito).
SEIS: Ser el único que no bebe en una cena (para eso, mejor no haber venido).
SIETE: Ser el único que bebe en una cena (tonto eres tú de haber venido).
OCHO: Acariciar un tigre a través de los barrotes (que si te vas apañando con la prótesis).
NUEVE: Acariciar el mismo tigre sin barrotes por el medio (siempre te recordaremos).
DIEZ: Opinar abiertamente sobre mujeres (tú estás loco).
ONCE: Opinar favorablemente sobre hombres (no te has enterado todavía).
DOCE: Estar de vuelta de todo (a no ser que seas el chico de los recados).
TRECE: Confiar en la Humanidad (son muchos, oye).
CATORCE: Existir (de ahí viene todo).

domingo, 14 de diciembre de 2014

"INVITACIÓN A LA VIOLENCIA", Lionel White

RESEÑA NOVELA


"Invitación a la violencia", Lionel White (1905-1985)El atraco, en sus múltiples variantes, es uno de los subgéneros recurrentes de la literatura policial. Mediante una técnica relativamente sofisticada, que incluye adormecer con gas al guardián nocturno de un depósito de joyas, una banda se hace con el botín. Pero el asunto no termina de salir bien, podría decirse que sale rematadamente mal, con el añadido de la muerte de un par de policías. Los atracadores tropiezan en su huida con Gerald Hanna, pacífico empleado de seguros que, justo en ese momento, pasaba por allí, de regreso de la partida semanal con sus compañeros del trabajo. En adelante, la vida de Gerald –sumida en la rutina y los castos encuentros con su novia, no tan dulce como podría desearse– experimenta un cambio. Su insospechada iniciativa, para él y para todos, pasa audazmente a primer plano. Se suceden molestos encuentros con los policías que investigan el crimen y que, con toda lógica y justicia, quieren vengar a sus compañeros muertos, con el cerebro intelectual del atraco… y con la melliza de uno de los asaltantes, que, mientras policía y criminales buscan a su hermano, no deja de ser comparada ventajosamente por Hanna con su prometida. Un final irónico e impecable, quizá no muy moral pero sí efectivo, cierra las páginas del libro. Obras de este autor fueron llevadas al cine por directores de prestigio, Stanley Kubrick entre ellos.

jueves, 11 de diciembre de 2014

LATIGUILLOS PERIODÍSTICOS

DIMES Y DIRETES

No es bueno sacudir a los periodistas, sobre todo cuando arrecian –nunca han faltado– los intentos de censura por parte de políticos y otros con alma de lacayos. Pero tampoco viene mal que les hagamos un poco de cosquillas, al fin y al cabo son seres humanos, o como tales fungen. Dicho lo cual, van por delante algunas expresiones que hemos oído reiterativamente en algunos programas de tertulias. Las pongo en negrita, para que se vean mejor. También, parafraseando a Unamuno y a Tejero, para que inventen otras, coño. El ciudadano tiene derecho a estar informado (al contar algún suceso grave o cuando el contrario ideológico quiere ponerle sordina, aludiendo quizá a una razón de estado un tanto ratonera). Con la que está cayendo (ante la frivolidad de alguien o intento de minimizar un hecho). Niego la mayor (se eleva uno intelectualmente por encima de los restantes contertulios, lo que nunca sobra). Hay ciudadanos que lo están pasando mal (virtuosa expresión de buena conciencia). Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (un llamado a la austeridad o defensa de las medidas del gobierno, más bien esto segundo). Hay que cambiar de modelo productivo (viene a significar menos casas y más industria; lo suele decir quien no tiene responsabilidad en este campo: queda fenomenal). No milito en ningún partido (ante acusaciones de parcialidad de otro colega). No he escrito nunca al dictado de nadie (lo mismo; como lo anterior, suele ser mentira). Tenemos que contar lo que pasa (expresión algo pimpolluda que no queda mal). Perengano ni está ni se le espera (cuando Perengano tendría que dar la cara y se hace el soca). Yo no entiendo nada (retóricamente se considera uno superado por los acontecimientos). Digo esto, aun a riesgo de que me partan la cara (ningún peligro de que le partan la cara, por supuesto).



miércoles, 10 de diciembre de 2014

UN DÍA EN LA VIDA DE HINOJOSA (A la hoja del calendario)

HUMOR ENTRE CASCOTES (ENIGMA)

Hinojosa se sentía triste esa mañana. Cuando entró en el café donde solía desayunar, los camareros cuchichearon:
-Hinojosa parece triste esta mañana.
De camino al trabajo, se paró en un cruce. Un guardia detuvo el tráfico y le invitó a atravesar la calzada con un gesto que tenía algo de conmiserativo y de solemne. “Este hombre parece triste”, reflexionó, “seguramente se trata de Hinojosa”.
Hasta la hora de comer, desempeñó sus funciones sin ese prurito que provocaba un brillo especial en la mirada de su jefe y que se hacía más intenso cuando obsequiaba a los empleados un puro en navidades. Por la tarde, se equivocó en un expediente y consumió media hora extra rectificándolo.
Al pasar por el café de la plaza dando su habitual rodeo, le reclamaron unos amigos. Participó en la conversación, pero al irse comentaron:
-Parecía triste.
Recogió unos libros que tenía encargados y se tropezó con un entierro. Se descubrió hasta que pasó de largo. Un niño tocó una trompeta.
Pensó absurdamente que se podía haber declarado un incendio en su domicilio, pero lo divisó intacto. Recordó a su padre muerto y evocó su mano descarnada sobre las sábanas del lecho.
Se enfrascó en los libros hasta que creyó tener sueño. En el duermevela conversaba con el arcipreste, mientras la loca de su hermana baja desgreñada la escalera. Soñó que abría una ventana y una mujer misteriosa le sonreía. Toda la noche le pareció oír pasos en la casa.
Un portazo le despertó al amanecer. Volvió a dormirse.
Por la mañana, se sentía más ligero. Desayunó en el café e hizo un comentario sobre el tiempo mientras le servían.
-Ayer, Hinojosa estaba triste –dijeron entre sí los camareros.
Llegó al trabajo con unos minutos de adelanto. Se sentó en su mesa y abrió un cartapacio en el mismo momento en que su jefe entraba por la puerta.



martes, 9 de diciembre de 2014

"POEMA DE GILGAMESH"

RESEÑA NOVELA 


"Poema de Gilgamesh"             (¿2000 a.C?)  Gilgamesh, rey de Uruk -anticipación del héroe griego Hércules-, llora la muerte de su amigo Enkidu, enviado inicialmente por los dioses contra él para frenar su arrogancia y con quien compartiría después desafíos y aventuras. Desolado, emprende la búsqueda de la inmortalidad, que consigue del viejo Ut-Napishtim -superviviente del Diluvio universal-, para perderla infortunadamente en el viaje de regreso. Resignado, comprende que la muerte es el destino irrevocable del nacido de mujer. La conciencia de ser hombre, el amor que humaniza, la amistad, la muerte, el destino de ultratumba..., todos los grandes temas que han preocupado de siempre a la humanidad, se encuentran en la remota epopeya babilónica, conocida y apreciada por todos los pueblos que ocuparon la vieja Mesopotamia. Sus elementos dramáticos y narrativos nos autorizan a incluir esta epopeya en esta sección de reseñas de novela. No en vano, su extraordinaria difusión en aquella época antiquísima la equipara, con toda justicia, a nuestros modernos best sellers.


lunes, 8 de diciembre de 2014

FRASES DE POLÍTICOS QUE HAN QUEDADO ANTIGUAS

A la que en otro tiempo se llamaba Patria

UNA: No me voy a poner de perfil.
DOS: Si hace falta, daré un paso al frente.
TRES: Estoy a disposición de mi partido.
CUATRO: Tengo plena confianza en la justicia.
CINCO: Pienso demostrar mi inocencia.
SEIS: Pongo la mano en el fuego por Fulano.
SIETE: El futuro de este país está en juego. 
OCHO: Tengo voluntad de servicio.
NUEVE. No he hecho nada indebido.
DIEZ: Me quita el sueño el paro.
ONCE: Existe algo llamado ‘presunción de inocencia’.
DOCE: Tenemos que confiar en nuestros representantes.
TRECE: La solución a los problemas es el diálogo.
CATORCE: La ley es igual para todos.
QUINCE: Este país se merece lo mejor.
DIECISÉIS: Tengo la conciencia muy tranquila.
DIECISIETE: A los ciudadanos les interesan sus problemas, no nuestras disputas.
DIECIOCHO: La inmensa mayoría de políticos son honrados. 
DIECINUEVE: No vamos a mirar para otro lado.

domingo, 7 de diciembre de 2014

"MADRID, DE CORTE A CHECA", Agustín de Foxá

RESEÑA NOVELA

"Madrid, de corte a checa" Agustín de Foxá (1903-1959) - Durante mucho tiempo orillada por el posicionamiento ideológico de su autor, esta novela que se publicó en plena contienda civil española, permite ahora ser juzgada exclusivamente por sus valores literarios, que rayan a la altura del propio Valle-Inclán. Palpitante, emocional, imprescindible documento histórico, arrastra al lector en la vorágine de los acontecimientos, desde la llegada de la República al desencadenamiento de la guerra, pasando por el Madrid revolucionario, de cuyo horror huye el protagonista, joven de clase media, alcanzando la frontera liberadora de Francia... para regresar a los aledaños de la capital, incorporado a las filas nacionales, en un periplo circular al que asistimos con el sentimiento de vivir la peripecia. Histórica, de aventuras, probablemente la mejor novela de la guerra civil española.



jueves, 4 de diciembre de 2014

LOS "SABIOS" QUE EN ESPAÑA HAY

DIMES Y DIRETES

Son esos que, siendo cualquier cosa no muy definida pero en las alturas nebulosas del poder –una cátedra, la presidencia de alguna fundación–, muestran siempre y como norma una opinión muy ponderada, emanando un aire de especial autoridad. No se sabe de dónde les viene su ascendiente, pero es indudable que lo tienen. Se recurre a ellos en las crisis graves, económicas, políticas, cuando suscita inquietud el futuro a medio plazo. Hablan suave, visten suave y peinan canas que también son suaves, inspirando absoluta y rendida confianza. Exhiben sonrisa entre triste y desmayada, como si estuvieran agobiados por un peso invisible. Han publicado algún libro, nada serio, pero que pasa por canónico en su campo. El entrevistador que busca sus respuestas se dirige a ellos con reverencial respeto. Se les llama ‘sabios’, digámoslo ya, y también que son tremendamente autoritarios, a pesar de sus maneras aterciopeladas y evanescentemente democráticas. Si te los tropiezas en algún canal televisivo, es altamente recomendable que hagas zapping. 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

MELONARES INSURRECTOS (A la labor del campo)

HUMOR ENTRE CASCOTES (DISPARATE)

   En el melonar, estaban los recolectores francamente disgustados. Entre que les pagaban poco y les hacían trabajar de sol a sol, mirándoles mal el capataz Lorenzo cuando le echaban un tiento a la caneca de malvasía, cualquier día preparaban una gorda.
   Para complicar las cosas, solía pasearse entre las ringleras la hija del terrateniente, con su pantaloncito escueto que omitía cubrir serio porcentaje de sus entrambas nalgas. El capataz se lo dijera al propietario, coincidiendo extrañamente los paseos de la joven con una disminución del rendimiento y apoplejías e infartos. Pero lo que se callaba el vivillo de Lorenzo era que él llevaba sus días y sus noches buscando la manera de declararle a la otra su amor incondicional y para siempre, que así llamaba a lo que el diccionario define como violación en toda regla.
   Al padre lo dejamos de momento, consignando simplemente que ignoró la advertencia del encargado. Mas quien sí calibró la libidinosa intención del personaje, aparte de la interesada, que en este terreno nunca se les escapa nada, fue Martín, trabajador más espabilado que los otros y que miraba a la hija por el rabillo del ojo, la cual hacía lo mismo y a la inversa pero con tanto disimulo que desesperaba a su secreto admirador.
   Visto ello, Martín calentó los cascos a los trabajadores, preparando una revuelta para hacerse con el poder en el campo hasta que llegaran los antidisturbios a restablecer el orden, pero al menos saldrían en el periódico.
   Martín y Lorenzo se tropezaron en un angosto puente y tuvo que retroceder el capataz, que luego se sacó la espina dándole voces a un Genaro, sirviendo la injusticia de espoleta para el levantamiento.
   Se plantaron todos amenazantes ante la casa, que no era nada del otro jueves aunque tenía dos pisos, sótano y desván, amén de varios cuartos de baño. Lorenzo se tomó la camioneta para aprovisionarse en la ciudad, pretexto que le dejó como un cobarde ante la hija, quien tuvo que enfrentarse sola (su padre se encontraba en Sidney, Australia) con Martín. Aquí se miraron intensamente y con odio, y era ya cuestión de tiempo (poco) el que la pareja se arremangara declarándose su mutua inclinación y allá melindres.
   Esa noche no pasó nada, si bien Genaro, que se había vuelto de lo más violento, propusiera una reedición de la Revolución Francesa, algunos de cuyos episodios le encandilaran en un documental televisivo, que este medio, si se sabe aprovechar, educa como ninguno.
   Comentó la hija que, cuando regresara el autor de sus días, iban a saber lo que es estopa. Y que si no les cruzaba ella misma la cara, era porque se manchaba las manos, afirmación que constituía una provocación como un castillo, pero como venía de sus labios de coral (esto lo pensó Martín) les hizo incluso gracia.
   Sin embargo, cuando volvió el padre de Sidney, se llevaron la sorpresa de que despidió fulminantemente al capataz, que se cogió una cogorza que casi le envía al otro barrio, y les subió el sueldo a sus trabajadores.
   Pero lo más importante fue autorizar la boda de su hija con Martín, al que nombró su hombre de paja. Circunstancias que evidenciaban que no era tan mala persona, sino amargado y falto de cariño desde que murió su esposa, laguna que pronto llenaron unos nietos, volviéndose tarrete.



martes, 2 de diciembre de 2014

"EL SECRETO DE BARBA AZUL", Wenceslao Fernández Flórez"

RESEÑA NOVELA

"El secreto de Barba Azul", Wenceslao Fernández Flórez (1885-1964)  - Parodia de la milicia, de la nobleza, de la monarquía, de la guerra, sarcástica visión de la Historia de España, el autor nos conduce a través de sus empingorotados y ridículos personajes por toda la suerte de tabúes patrios, acaso todavía pujantes en el presente... sin olvidar entreverar en el relato una trama amorosa, motivo recurrente en sus páginas. Irónica, escéptica, elegante, esta obra constituye un jalón imprescindible de la novela española del pasado siglo. De esta novela, fustigadora de los más rancios pilares de la sociedad tradicional española, dice Azorín: "... Humorismo sereno, delicado, encantador. Humorismo, cierto, que en su fondo encierra una positiva, sólida y fecunda lección de política y de moral... Libro imparcial y una hermosa página literaria."



lunes, 1 de diciembre de 2014

CONSEJOS A LA MONARQUÍA QUE SE DISPENSAN GRATIS

Al oído absoluto

UNO: Nadie debe mediatizar su actuación. Ni siquiera el Grupo Prisa.
DOS: Ser ejemplar. Y parecerlo.
TRES: Bajo ningún concepto dejar tirado el trono en medio de la calle.
CUATRO: No hacer política.
CINCO: No ser parcial. Ni siquiera con el Grupo Prisa.
SEIS: El pueblo es el sustento natural del rey. No los notables.
SIETE: El pueblo tiene derecho a criticar la monarquía. El poderoso no, porque quiere alevosamente conseguir una ventaja. 
OCHO: España es una gran nación. No dos. 
NUEVE: Los símbolos de la monarquía son importantes, ya no para la monarquía: para el pueblo.
DIEZ: Ninguna opinión debe prevalecer a priori en el ánimo del rey. Ni siquiera la opinión del Grupo Prisa.
ONCE: El rey tiene derecho a mandarnos a todos a la mierda. Pero no debe ejercer este derecho.

domingo, 30 de noviembre de 2014

"LAS TROYANAS", Eurípides

RESEÑA TEATRO


“Las troyanas” (Eurípides, 480–406 a.C.) Troya ha caído. Los defensores -entre ellos Héctor, su principal baluarte- han muerto. La ciudad es presa del botín y las mujeres se sortean entre los vencedores. Con este intenso arranque, nos presenta Eurípides cuatro espléndidos retratos de mujeres. Hécuba, la anciana reina, camina hacia la terrible esclavitud, mientras Casandra, la infortunada profetisa, se ve forzada a subir al tálamo de Agamenón, y Andrómaca, mujer de Héctor, tras sufrir la muerte de su hijo, Astianacte, arrojado desde las murallas, se ve tocada en suerte al hijo de Aquiles, Neoptólemo -en otra tragedia la veremos angustiada por el destino de un nuevo hijo tenido con éste-. Por último, contemplamos a la causante de tanta destrucción, la hermosa Helena, víctima de las propias armas seductoras con que fue agraciada por los dioses. Melenao se la lleva de regreso a su patria, con destino incierto. Eurípides, el más humano de los grandes trágicos griegos, muestra en esta obra su hondura de psicólogo y su gran conocimiento del alma femenina en toda su dramática plenitud.