domingo, 22 de noviembre de 2015

"ENIGMA PARA TONTOS", Patrick Quentin

RESEÑA NOVELA


"Enigma para tontos", Patrick Quentin (pseudónimo de Richard Wilson Webb, 1901–1966, y Hugh Callingham Wheeler, 1912–1987. El pseudónimo incluyó eventualmente a otros autores) - Título de la colección de “Enigmas” -Enigma para actores, para divorciadas, para demonios, para peregrinos…-, está protagonizado, como los restantes, por el empresario teatral Peter Duluth. Después de la muerte de su mujer en un incendio, se ha convertido en un alcohólico, lo que provoca su internamiento en una clínica para enfermos con desórdenes de conducta. La dirige el doctor Lenz, secundado por los doctores Stevens y Moreno, y ayudado en su trabajo por las enfermeras de día y de noche -simpática y radiante la primera, todo lo contrario la segunda- y el vigilante. Entre los pacientes, un afamado director de orquesta, un acaudalado financiero responsable de severas quiebras, un apacible inglés conservador, un joven aficionado al espiritismo e Iris Pattison.
El doctor Lenz solicita la colaboración de Duluth para descubrir cierta indefinida y maligna influencia que hace presa en sus pacientes. En una atmósfera de insania, en la que conviven profesionales y pacientes, existe alguien más perturbado que todos los internos… o mucho más cuerdo y frío que persigue su objetivo, no retrocediendo ante el asesinato. Como sucede en este tipo de obras, la verdad se termina abriendo paso a pesar de equivocaciones y torpezas, correspondiendo justamente al título de la novela. Impecables, el ambiente del sanatorio y la caracterización de personajes, con historia de amor al fondo. Quien disfrute de esta obra, y no serán pocos, podrán animarse con las restantes de la serie.



2 comentarios:

  1. ¡Ah que obra tan peligrosa, je!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para una buena tarde de domingo. Aunque también se puede leer en lunes.

      Eliminar